Independencia: el proyecto criollo de Portoviejo

- 18 de octubre de 2020 - 08:30
Archivo/El Telégrafo

Así fue el proceso independentista de la capital de Manabí. Portoviejo conmemora este domingo su Bicentenario,

Los criollos de Portoviejo se adhirieron a la Independencia de Guayaquil el 18 de Octubre de 1820, tras lo cual desconocieron el pacto y se movieron a favor de Colombia (1821), enfocados en un proyecto provincial para controlar el territorio y los puertos de enlaces con el comercio global. En 1824 fue creada la provincia de Manabí, dotada más tarde de una potente identidad cultural regional.

Nacimiento de un proyecto territorial intermedio

En el mundo hispano colonial los derechos y privilegios se ejercían a través de las ciudades, corporaciones territoriales fundadas por españoles. Villanueva de San Gregorio de Puerto Viejo se fundó en 1535 en la costa norte de la gobernación de Pizarro. Por efecto de las Reformas Borbónicas su cabildo fue eliminado en 1748, implicando la pérdida de derechos, jerarquía frente a pueblos de indios y potestad para registrar vecinos, asunto grave porque en el régimen colonial todos debían pertenecer a un estamento. Tras varias asonadas, los vecinos potenciaron la novedosa idea de una provincia con autoridad propia: un alcalde provincial.

Con apenas 315 habitantes la Ciudad enfrentaba en 1774 una diáspora. Atraídos por la economía de la pita, cacao y sombreros, algunos vecinos se establecieron en Pichota, Tosagua y Chone, asientos nuevos en comparación con los pueblos de indios de Picoazá, Montecristi, Charapotó y Jipijapa, este último con la mayor población en el sistema norteño. En 1778 se prohibió el arribo de barcos a las costas de Portoviejo para evitar el ingreso clandestino de sedas chinas y artículos ingleses. A la par se registraban las primeras exportaciones de sombreros de paja, cuyas cifras se multiplicaron, obligando a indios tributarios, endeudados con comerciantes, a sobre trabajar.

Para los criollos de San Gregorio la desaparición del cabildo no eliminó los derechos originales, provenientes de la fundación de la Ciudad y dinastía de vecinos descendientes de conquistadores, según decían. Por lo tanto, los derechos territoriales y estamentales pervivían en el cuerpo de la Provincia de Portoviejo con Ciudad Capital, distinguida en mapas.

Las autoridades intentaron crear una tenencia cercenando el eje costero Montecristi-Manta-Charapotó. En 1812 el vecino y “Teniente Alcalde Provincial” Andrés de Vera junto con el cura Manuel Ribadeneyra, aliado de los “Patriotas” quiteños de 1810, actuaban por la causa de la integridad territorial, que quedó en el limbo cuando la Constitución de Cádiz dispuso crear cabildos constitucionales de igual rango.

Entre 1818 y 1820 ingresaron insurgentes a Montecristi y Charapotó con el apoyo de indios. Los Dragones de Portoviejo mostraron ambigüedad, tal vez por la existencia de una molestosa comandancia militar en la zona. En octubre de 1820 el teniente del régimen español estaba ausente, tal vez obligado.

Conocida la Independencia de Guayaquil, el cabildo de San Gregorio no se pronunció, asunto extraño. De inmediato se activó la alianza entre criollos e Iglesia, para evitar la llegada del comandante Antonio de Vallejo, militar nicaragüense resistido por los locales. Andrés de Vera, ahora teniente interino, legitimó la adhesión a la Independencia “entre muchos ciudadanos”, publicada en la Ciudad el 18 de Octubre de 1820. De la acción dio cuenta el cura Manuel Ribadeneyra en carta dirigida no al poder militar de Escobedo, sino al poder civil de J.J de Olmedo, quien ordenó a don Andrés actuar en Montecristi, cercano a Manta.

En 1821 Portoviejo experimentó el paso de tropas libertadoras al mando de Sucre. Desde entonces sintieron la presión de la Junta de Guayaquil para el enrolamiento de hombres, originando “insubordinación” y “palenques” de desertores.

En agosto de 1821 siete alcaldes formaron una Junta Provisoria argumentando que en los ciudadanos de la provincia residía una “soberanía parcial y un cuerpo representativo”. Buscaban equilibrio entre enrolamiento y mano de obra productiva, limitar los empréstitos y ejercer en lo posible un autogobierno. Para evitar insubordinación y enfrentar embates de realistas, formaron el Batallón Olmedo de los Decididos de Portoviejo, en acuerdo con el teniente coronel J. Francisco Elizalde, guayaquileño.

El 16 de diciembre de 1821 Portoviejo desconoció el pacto con Guayaquil y se adhirió a Colombia, donde tal vez encajaría la provincia de Portoviejo. Guayaquil amenazó con enviar tropas a Portoviejo, pero Sucre intervino para no arriesgar la campaña de liberación de Quito.

Ya adheridos Guayaquil y Quito a Colombia (1822), se propuso la creación de la provincia de Manabí en el Colegio Electoral guayaquileño, donde actuaba Ribadeneyra. De esa manera la provincia colonial de Portoviejo mutó a provincia republicana durante la Independencia. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP