100 iglesias en Alemania ofrecen bendiciones a parejas homosexuales.

La iniciativa popular de bendición de homosexuales, que se llama "Liebe Gewinnt" o "El amor gana".
10 de mayo de 2021 16:08

En una campaña difundida en las redes sociales bajo el lema 'el amor gana' y cuyo objeto es protestar contra el «Responsum de la Congregación para la Doctrina de la Fe a un dubium los poderosos progresistas católicos de Alemania están desafiando abiertamente el reciente pronunciamiento de la Santa Sede.

Las bendiciones en los servicios religiosos abiertos son la última reacción de los católicos alemanes contra un documento publicado en marzo por la oficina de ortodoxia del Vaticano, que prohíbe  a  los sacerdotes bendecir las uniones entre personas del mismo sexo. La "Congregación para la Doctrina de la Fe" dijo que el clero católico no puede bendecir las uniones del mismo sexo porque Dios "no bendice ni puede bendecir el pecado".

La iglesia alemana ha estado a la vanguardia de la apertura de la discusión sobre temas candentes como la enseñanza de la iglesia sobre la homosexualidad como parte de un proceso formal de debate y reforma.

Las decenas de servicios eclesiásticos que celebran la bendición de las uniones homosexuales son la última escalada de las tensiones entre conservadores y progresistas que ya han provocado la alarma, principalmente de la derecha, de que una parte de la iglesia alemana podría estar abocada al cisma.

Alemania no es ajena a los cismas, es decir que podrían abandonar las normas de la iglesia católica  porque no están de acuerdo con la ideología o doctrina dominante en el seno de dicha organización: Hace 500 años, Martín Lutero inició aquí la Reforma.

El Papa Francisco, que ha defendido una estructura eclesiástica más descentralizada, ya ha recordado a la jerarquía alemana que debe permanecer en comunión con Roma durante su proceso de reforma, conocido como "camino sinodal."

"Estoy convencido de que la orientación homosexual no es mala, ni el amor homosexual es un pecado", dijo Korditschke a The Associated Press en una entrevista. "Quiero celebrar el amor de los homosexuales con estas bendiciones porque el amor de los homosexuales es algo bueno".

El jefe de la Conferencia Episcopal Alemana criticó el mes pasado la iniciativa popular de bendición de homosexuales, que se llama "Liebe Gewinnt" o "El amor gana".

"En Alemania estamos luchando con mucha seriedad y con intensos discursos teológicos por el camino correcto", dijo a la agencia AP Birgit Mock, portavoz de asuntos familiares de la ZdK. "Las cosas no pueden seguir como hasta ahora: esto es lo que nos mostraron los crímenes y el encubrimiento de los abusos sexuales", añadió Mock.

El presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, Georg Bätzing, se ha mostrado públicamente comprensivo con esta campaña y ha sugerido reformas integrales sobre el tema de la homosexualidad, como la inclusión de este tipo de bendiciones, apuntando que pueden ser factibles sin el reconocimiento oficial del Vaticano, aunque se ha distanciado mínimamente de la iniciativa al afirmar que «en este contexto, sin embargo, no considero que las acciones públicas como las previstas para el 9 y el 10 de mayo sean una señal útil y un camino más». «Los servicios de bendición tienen su propia dignidad teológica y significado pastoral. No son adecuados como instrumento para manifestaciones políticas eclesiásticas o acciones de protesta», ha dicho.

Entre otras cosas, el obispo de Limburgo ha sugerido un cambio en las reglas del catecismo en cuestiones de homosexualidad, tal y como ha insistido en una reciente entrevista con la revista teológica 'Herder Korrespondenz'. En su diócesis, permite bendiciones a las parejas en general, «que no pueden casarse en la iglesia, pero que piden la bendición de Dios». «Para esto, se necesitan soluciones que no solo sean efectivas en privado, sino que también tengan visibilidad pública, y que también dejen en claro que no se establece ningún matrimonio», ha aclarado. Además de las parejas homosexuales, se refería por ejemplo a las personas que se vuelven a casar después de un divorcio y a los «argumentos teológicos bien elaborados que hablan a favor de que el oficio sacramental debe abrirse también a las mujeres».

 La elección de la fecha, 10 de mayo, tiene reminiscencias bíblicas, pues según la tradición coincide con la fecha en que finalizó el diluvio universal, cuando "Dios entregó a Noé un arcoiris", tal y como explican a elDiario.es. Los convocantes anunciaron que bendecirían "a las personas que se comprometen a una unión vinculante, a quienes también acompañaremos en el futuro. No rechazamos una celebración de la bendición". La respuesta fue inmediata, y ha desatado una ola de solidaridad, pero también de reacciones contrarias, que han trascendido las fronteras del país, llegando a toda Europa y al mismísimo Vaticano

Por el momento, tanto la Conferencia Episcopal alemana, como la Santa Sede, han optado por guardar silencio ante la propuesta, que entiende que la Iglesia no se rompe por bendecir a dos personas que se aman, y que no entienden por qué se puede bendecir un barco, unas oficinas o a los animales domésticos, y no al amor de pareja, independientemente de la validez canónica. 

Con información de Euronews y Eldiario.es

 

El vicario Wolfgang Rothe bendice a Christine Walter y Almut Muenster en la iglesia de San Benito de Múnich.
Créditos: Felix Hoerhager/(c
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado