El texto periodístico no es esclavo ni prisionero del diseño

- 26 de agosto de 2018 - 00:00

En periodismo, la armonía es vital para una buena conjugación entre diseño y texto, que atraiga y atrape al lector.

Tomando en cuenta que armonía es el equilibrio, proporción y correspondencia adecuada entre las diferentes cosas de un conjunto, no deben haber elementos discordantes entre los espacios de diseño y los titulares, sumarios, destacados, textos y graficación.

Para que no se produzca esa discordia es importante que los diseñadores, aparte de los moldes de las cajas que tienen, se esfuercen por salir, aunque sea de vez en cuando, de los diseños establecidos para  ofrecer algo distinto, acorde a los textos periodísticos y, sobre todo, al gusto y exigencia de los lectores.

Si no se produce esto se corre el riesgo de pasar de la armonía a la monotonía del diseño. Esto puede llevar al desinterés, al  cansancio, a la desidia y, lo que es peor, al alejamiento del lector.

Los diseñadores no pueden volverse esclavos de un modelo preestablecido por ellos mismos o sus jefes. Tampoco deben llevar a igual esclavitud a los periodistas y lectores. Deben contribuir a alcanzar un buen producto periodístico, en donde el ojo y la mente encuentren una consonancia entre diseño y texto.

Al salir de ese límite que significan los diseños preestablecidos, se evita que el diseño no conjugue con el titular y el texto, como sucedió, el jueves en la página 13 de la Sección Fanático. Allí, un reducido espacio a tres líneas obligó al periodista a poner un titular que no se entiende: “La FEF aún no decide”.

Solo al leer el texto el lector recién se entera de qué le están hablando, el titular no dice mucho o no dice nada. La esclavitud del diseño no le dio mayor campo de acción al autor de la nota para colocar un título que, como señalé antes,  atraiga y atrape al lector, y lo aleje de la divagación.

Ese tipo de titulares empujan a pensar de manera desordenada y a no formarse una idea clara, a primera vista, de lo que se  ofrece en la noticia.

En todo caso, el reto es romper el molde del diseño establecido y el chip mental de quienes facilitan al periodista las cajas a trabajar. Hay que entender que el texto no debe estar subordinado al diseño, esto funciona al contrario o en armonía.

______________

Defensoría de las Audiencias, artículo 73 de la Ley de Comunicación.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: