El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.27/Nov/2021

Actualidad

Tendencias
Historias relacionadas

Del casete al microchip

Llegaron, “pegaron” y se fueron. Pasó en la música, en el cine, en la forma de archivar datos y más... La manera de oír canciones, ver videos y guardar información de ahora no es la misma que hace 4 décadas.
03 de agosto de 2019 11:31

Llegaron, “pegaron” y se fueron. Pasó en la música, en el cine, en la forma de archivar datos y más... La manera de oír canciones, ver videos y guardar información de ahora no es la misma que hace cuatro décadas.

Un DJ, un reparador técnico y un ingeniero en sistemas lo saben. Con nostalgia por el pasado y curiosidad por el futuro dejan por unos minutos su consola, multímetro y computadora para traer al presente décadas de vivencias.

Creación, auge, transformación, obsolescencia son los elementos comunes en sus testimonios. La innovación les pisa los talones, pero aceptan el reto con pasión.  

"El rock suena mejor en discos de acetato", sentencia Patricio Carrera, DJ profesional.  Ha estado tras la consola de música desde 1985.

Foto: Carolina Castillo

Foto: Cortesía

El instrumento que un DJ tenía eran los platos, una mezcladora y los discos de acetato. Los platos giraban gracias a bandas de caucho que movían la bandeja donde estaban.

Con una aguja de diamante que se ponía sobre el disco transformaba los surcos en ondas de radio. Luego iban a la mezcladora y con un amplificador salía el sonido hacia los parlantes.

Foto: Carolina Castillo

Foto: Cortesía

Listo. La fiesta se encendía y era cuestión del bailarín sacarle brillo a la pista.

"Tenías que llevar todos los discos para una fiesta. Por lo menos unos 100 o 150", recuerda Patricio. Eso significaba una caja solo para la música además de los otros equipos.

De los años 80, cuando llevabas cajas de discos, bajó a libretas de CD y ahora a memorias USB. "En una USB de 2 GB puedes poner 4 mil canciones, puedes llevar la música en un bolsillo", asegura.

Foto: Carolina Castillo

Foto: Cortesía

Juan Carlos Villalba, en cambio, es técnico electrónico. Su especialidad es la reparación de aparatos de audio y video.

Empezó en el 2004. Desde entonces ha arreglado y dado mantenimiento a cientos de artefactos que quizás las generaciones actuales desconocen.

Foto: Carolina Castillo

Foto: Carolina Castillo

"Algunos todavía tienen esos equipos (...) la tecnología fue muy buena, incluso antiguamente fue mejor", afirma. Cuando Juan Carlos abrió su taller le llegaban aparatos de perilla, televisores blanco y negro, Betamax y VHS.

Foto: Internet

Para él, un artefacto descontinuó al anterior y así hasta llegar a la actualidad. MP3 y memorias USB para audio y Blu-Ray, discos duros, memory cards  y Smart TV para video es lo que ahora tenemos.

Foto: Carolina Castillo

Foto: Carolina Castillo

Las diferencias son grandes, dice por su parte Gabriel Jácome. Es ingeniero en sistemas y tiene 35 años.

El primer papel impreso que podía lograr se hacía solo con una máquina de escribir y después aparecieron las PC (personal computer) de escritorio, recuerda.

Foto: Carolina Castillo

Foto: Internet

Cada innovación marcó su época escolar, colegial y universitaria. En la primera no hubo formas de almacenamiento tecnológico de documentos y en la segunda fueron los disquetes de 3,5 pulgadas y el CD ROM.

En la tercera tuvo la USB. Ahora su vida laboral está marcada por el boom de la nube, el espacio de almacenamiento virtual.

Foto: Carolina Castillo

Foto: Internet

Así cuentan los años estos tres profesionales que, entre otros aspectos, coinciden en la necesidad de actualizarse constantemente para hacerle frente a lo que venga. 

La manera de oír canciones, ver videos y guardar información de ahora no es la misma que hace 4 décadas.
pixabay
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado