Domingo, 13 Agosto 2017 00:00 Séptimo día

Los sitios turísticos del país se redescubren en los feriados

En el cantón Baños de Agua Santa, los deportes de aventura y extremos son parte del atractivo, tanto para turistas nacionales como extranjeros.
En el cantón Baños de Agua Santa, los deportes de aventura y extremos son parte del atractivo, tanto para turistas nacionales como extranjeros. Foto: El Telégrafo

Los deportes de aventura, valles, zonas rurales icónicas, las playas y gastronomía cautivan a viajeros en días de asueto.

Redacción Ciudadanía

Tomar un bus, vehículo propio, tren, o avión es cuestión de una decisión temprana y de optimizar los recursos. La finalidad: disfrutar con la familia o amigos de los días de asueto y, de esta manera, redescubir el país, según donde vaya.

Si acaso escoge la provincia de Tungurahua, 3 cantones encabezan la lista de lugares turísticos más visitados durante los feriados nacionales: Ambato, Baños y Cevallos, en los que existe una variada oferta cultural, histórica, así como los deportes de aventura y una diversidad gastronómica.

En la capital tungurahuense los sitios más recomendados son las tradicionales quintas de ilustres personajes, entre ellos Juan León Mera y la Casa de Juan Montalvo, parques y museos del casco urbano, restaurantes, entre otros.

“En las quintas se conjugan historia y cultura, es el caso de la Casa Patrimonial de Juan León Mera, autor del Himno Nacional, que está ubicada en el tradicional barrio Atocha. En la centenaria vivienda del ilustre ambateño se pueden admirar cuadros, esculturas y especies arborícolas de hace 2 siglos”, señaló Nikolay Pangol, director del departamento de Desarrollo Humano y Cultura de la Prefectura de Tungurahua.

La playa de Canoa es uno de los lugares más visitados en Manabí, en los feriados. Durante este fin de semana se desarrolla el Canoa Fest, evento en el que los visitantes disfrutan de buena comida, una competencia de surf y música en vivo, con grupos de todo el país. Foto: Leiberg Santos / El Telégrafo

Pangol cita que los visitantes tienen la opción de recrearse por las pacíficas riberas del río Ambato, donde Mera compuso la letra del himno patrio.

A 10 minutos de allí, a bordo de un bus de transporte público, se accede al histórico barrio Pinllo, donde se elabora el pan que lleva el nombre de esta famosa localidad. En más de 10 hornos centenarios se prepara esta delicia ambateña y en restaurantes más modernos se ofrece la especialidad local: gallina asada.

A 5 minutos está la parroquia Quisapincha, famosa por la producción de prendas de vestir, artesanías y souvenirs de cuero.

Deportes de aventura

A 45 minutos de Ambato está el cantón Baños de Agua Santa. La ubicación, encantos naturales, accidentes geográficos y topografía del lugar, lo convierten en el sitio ideal para la práctica de deportes de aventura como canopy, descenso de cascada en cuerda, senderismo, columpio extremo, paso del puente tibetano, rafting, y otras disciplinas.

Cerca de 50 operadoras turísticas ofrecen sus servicios. Una de ellas es Rehoboot, situada frente al Parque Central.

“Estos deportes son la opción número 1 de los turistas, aunque también existe el turismo religioso, donde la basílica del cantón es el principal escenario pues, a más de oratorio, es un museo. Está la degustación de dulces de caña, frutales, y balnearios de aguas termales”, destacó Verónica López, la dueña.

El paseo en chivas hacia las cascadas de Baños es otra alternativa para aventureros, al igual que el avistamiento de aves e insectos en las parroquias Río Verde, Río Blanco y Río Negro, para los aficionados a la biología y fotógrafos.

Mientras que el cantón Cevallos posee un circuito turístico destacado. El principal sitio de visita de los viajeros es la renovada Estación Ferroviaria, ubicada en el corazón de la ciudad. Cada martes, viernes, sábado y domingo es el punto de llegada de cientos de visitantes nacionales y extranjeros que viajan en los autoferros y trenes de la compañía ferroviaria nacional.

De allí, los turistas dan un paseo dirigido por guías locales por los diferentes bastiones productivos de la urbe. El principal es el calzadista, más de 30 almacenes y fábricas abren sus puertas para mostrar sus mecanismos de producción de zapatos para hombre, mujer, niño, zapatillas, sandalias.

Otro espacio de obligada parada es el bastión gastronómico de Cevallos, en el que destacan picanterías tradicionales que ofertan platos típicos, entre ellos, la fritada, caldo de gallina y zumo de capulí. Además, frente al Coliseo Cerrado, los visitantes pueden degustar el cuy asado y el conejo al vapor.

En el barrio San Pedro, a 10 minutos de la localidad, los huertos orgánicos convocan por su oferta variada de zumos frutales. Allí se elaboran jugos, mermeladas, yogurt y helados de fresa, frambuesa, granadilla, taxo, aguacate y tomate. También es posible probar la jícama, un tubérculo cuyos componentes disminuyen el azúcar, colesterol y triglicéridos en la sangre.

Un valle para recrearse

Si la opción escogida como destino turístico es la provincia del Azuay, entonces el Valle de Yunguilla y los cantones orientales Paute, Gualaceo, Sígsig y Chordeleg son una buena opción no solo para los días de asueto, sino para esos fines de semana que desea explorar otros sitios.

El primero de los citados está ubicado en la vía Cuenca-Girón-Pasaje, y recibe a cientos de cuencanos en las fincas vacaciones afincadas allí. Además, al poseer un clima cálido, es aprovechado para ir a las hosterías y piscinas. Muy cerca al Valle está el parque ‘Aventura Park’, donde los visitantes realizan caminatas, canoping, Down Hill o simplemente pasean en caballo.

En este sitio conocido también como el Valle de Yunguilla, los turistas disfrutan de una bebida llamada mapanagua, la cual está compuesta de jugo de caña, limón, un poco de licor y hielo. En esta temporada los turistas aprovechan las naranjas que se producen en este sector de la provincia azuaya.

De estos cantones orientales, los turistas prefieren llegar hasta Chordeleg, donde adquieren joyas en oro y plata. Las candongas (aretes) son una especialidad de los artesanos, esta joya es adquirida y pedida por cientos para el exterior.

En Gualaceo, en cambio, los viajeros disfrutan del delicioso morocho con tortillas de trigo o maíz. También saborean el tradicional rosero (bebida hecha a base de maíz y frutas).

En el mercado de esta pequeña ciudad se venden los cuyes asados, cuyo precio varía entre los $ 12 y $ 15.

En cuanto a los controles, la Mesa de Seguridad Provincial pone en marcha, para los feriados, el plan de contingencia para garantizar la estadía de los visitantes.

Una ida a la playa

Aquellos que prefieren el sol, la arena, el mar y los mariscos, y escogen ya sea en feriado, de vacaciones o un fin de semana, la playa, una buena opción son los balnearios manabitas.

La provincia de Manabí es sinónimo de exquisita gastronomía hecha a base de mariscos.

“Todo lo que termina en iche es riquísimo aquí. Está el ceviche, el viche y los corviches... cierto, también los troliches (bolitas de manjar)”, destaca Carlos Varas, quien vive en Manta hace 2 años, por trabajo.

El hombre indica que cuando llega su familia a visitarlo, como en este feriado que culmina hoy, lo primero que le piden es un tour gastronómico. “Los llevo a comer ceviche de pinchagua al mercado y pescado asado... lo que más me piden es mariscos”.

Manta cuenta con 12 playas, tanto en la zona urbana como rural, en las que se preparan diversas actividades para recibir a miles de turistas cada feriado.

El lugar más visitado en esta población es la playa de El Murciélago, sitio que tiene actividad desde que se dan los primeros rayos del sol, con centenares de personas que van a hacer ejercicios a la arena.

“Lo mejor de venir a Manta es pasar la mañana en la playa y tomarse un (agua de) coco; es una ciudad muy linda”, expresa Santiago Sánchez, quiteño que acude a la localidad portuaria en la mayoría de feriados.

Entre los balnearios manabitas más visitados están Puerto López, Crucita, Bahía de Caráquez, Canoa y Pedernales, pero en la provincia también hay playas de agua dulce.

Los atractivos de la Amazonía

En el Oriente, especialmente en la capital de la provincia de Napo, el malecón escénico de Tena, visto desde el aire, es un espacio que marca un antes y un después en la infraestructura urbanística.

Este lugar cuenta con 4 zonas  definidas: la primera posee una caminera con jardines; la segunda tiene 2 tipos de piletas con luces y sonido, y también un mirador; la tercera cuenta con un centro artesanal con varios locales y un espacio para juegos infantiles.

En el último tramo hay 4 quioscos donde se expende, entre otras cosas, una diversidad de productos propios de la zona.

Esta provincia amazónica encierra lugares ricos en biodiversidad que son parte de la agenda de viaje de turistas nacionales y extranjeros, en los feriados.

La cascada del río Malo, a solo 20 minutos desde el cantón El Chaco, por la vía a Lago Agrio, es una de las más concurridas. Para muchos visitantes, amantes de la naturaleza; es imprescindible realizar todo el recorrido para admirar la Cara del Inca y refrescarse en las aguas del río Pimpilala que desemboca en el gran río Jatun Yaku.

Antes de la desembocadura, la pachamama ha formado una laguna de aguas cristalinas conocida como Waysa Yaku. Este es un sitio sagrado para las nacionalidades indígenas de la Amazonía, porque sus refrescantes aguas tonifican el cuerpo y renuevan energías.

Turistas como Jeremy Valencia dan fe de sus beneficios y disfrutan de ese contacto. (I)

Datos

Para llegar a la laguna Waysa Yaku desde Tena (Napo), debe tomar la vía hacia las parroquias Pano y Tálag. De ahí encuentra la señalética respectiva que lo llevará hasta dicho lugar.

Si el viajero prefiere jugar con los intrépidos monos machines, lo más seguro es visitar el puerto Misahuallí y sus comunidades. Estas ofrecen actividades relacionadas al turismo comunitario, como navegar en  canoa con motor fuera de borda, una experiencia maravillosa. (I)

ENLACE CORTO

Publicidad

Últimas noticias

Últimas noticias