Lunes, 17 Julio 2017 00:00 Punto de vista

Punto de vista

Vías fluviales de Guayas (I parte)

Ángel Emilio Hidalgo, Historiador

Según el geógrafo Manuel Villavicencio (1858), el río Guayas -llamado ‘ría de Guayaquil’ hasta el siglo XIX- nace “en el nudo de Sandomo, cordillera de Cruces, montes de Moreta, Chimborazo y plano de Alausí; de manera que el Guayaquil se compone de los ríos Daule, Babahoyo, Palenque, Baba y Yaguachi”.

Pedro Carbo Noboa completa la descripción geográfica añadiendo los ríos de Caracol, Pueblo Viejo y Vinces, “todos los cuales nacen en las alturas de los Andes, corre al sudoeste, pasa por la ciudad de Guayaquil, donde forma una ancha y hermosa bahía, y continuando de aquí su curso, recibe más abajo las aguas de los ríos: Taura, Suya, o Naranjal, Balao, Tenguel, Pagua, Machala y Santa Rosa, y va a desembocar en el golfo de su nombre”.

Dos grandes vías fluviales interconectan las poblaciones de la cuenca del Guayas con la Sierra y el Litoral interior: el río Daule y el río Babahoyo. El primero fue el camino natural hacia el Litoral interior al noroeste de Guayaquil. El segundo, en cambio, marcó la ruta natural hacia la Sierra hasta que en un determinado punto la travesía solo era posible por vía terrestre.

Sin embargo, la historiadora española María Luisa Laviana aclara que durante la Colonia fueron tres los caminos principales que conectaban la antigua provincia de Guayaquil (a la altura de la cuenca del Guayas) con la región interandina: “a) el de Babahoyo a Quito por Guaranda y Riobamba; b) el de Yaguachi a Alausí, y c) el de Naranjal a Cuenca y Loja”.

En términos sociales y económicos, la vía que partía del río Babahoyo era la más importante porque posibilitaba la interconexión entre las tierras bajas y altas. Esta ruta prehispánica por donde se trasladaba la sal era conocida en la Colonia con el nombre de ‘camino de Telimbela’ y se extendía desde Babahoyo, subiendo por San José de Chimbo, Guaranda, hasta conectarse con Riobamba, punto central para tomar dos posibles rutas: hacia Cuenca en sentido sur o hacia Quito en dirección norte.

Durante el verano se podía navegar desde Guayaquil hasta Babahoyo, mientras que en invierno, la navegación se extendía hasta Caracol.

En esta última estación, las constantes inundaciones afectaban muchas veces hasta Babahoyo y cuando esto ocurría, según un relato de inicios del siglo XIX: “se inunda toda la campaña hasta subir al piso de las casas elevadas, por lo común de tres o cuatro varas, y por eso y (por) cesar dicho comercio, se retiran (los habitantes de Babahoyo) al pueblo de Ojiva”, que también se llamó Caracol, según el geógrafo Villavicencio. (O)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense