ESCO: Posibilidades en Ecuador

- 09 de febrero de 2018 - 00:00

El arte de dirigir una empresa y llegar a consolidar su éxito y sostenibilidad en el mercado se basa en la eficiencia con la que su grupo gerencial y de trabajo usan los recursos disponibles para maximizar utilidades, aumentar su margen de ventas y satisfacer las necesidades de sus clientes. Este enfoque denominado sostenibilidad corporativa permite alcanzar un desarrollo armónico entre economía, ambiente y sociedad que garantiza que las industrias y empresas estén comprometidas y enfocadas a cumplir con los requerimientos y exigencias de alcanzar un futuro eficiente y amigable con el ambiente.

Es indudable que toda industria necesita energía para realizar sus actividades productivas y por lo tanto, es importante considerar que uno de sus mayores egresos corresponde al consumo de electricidad y derivados del petróleo. El gasto en este rubro puede alcanzar niveles exorbitantes cuando la eficiencia de los procesos es baja, afectando la competitividad de las industrias  y su desarrollo.

Cuando hablamos de eficiencia en la industria, inmediatamente viene a nuestra mente las siguientes preguntas: ¿cómo sé que mis procesos son eficientes?, ¿cómo puedo mejorar mis procesos productivos?, ¿existe alguna forma de producir más y consumir menos energía? La respuesta a estas preguntas está asociada a la participación de las Energy Service Companies (ESCO, por sus siglas en inglés).

Las ESCO son empresas de servicios energéticos enfocadas en diseñar, desarrollar y financiar proyectos  de eficiencia energética con el objetivo de reducir costos operativos y de mantenimiento; es decir, su misión es optimizar el uso de la energía e implementar soluciones de ahorro a través de la reingeniería de procesos y gestión de los recursos energéticos en la industria. Para la implementación de estas medidas es necesario que las industrias conozcan los beneficios económicos y ambientales, a mediano y largo plazo, con la finalidad de integrar planes de eficiencia energética y optimización como una solución real al problema.

El mecanismo usual de funcionamiento inicia con la firma de un contrato de ahorros compartidos (ESCO-industria), posterior a esto se realiza la inversión para el desarrollo del programa de eficiencia energética a cambio de compartir un porcentaje del ahorro económico generado. Pasado un cierto tiempo la ESCO, al amortizar su inversión, se retira del proyecto y entrega el equipo o el sistema a la empresa que finalmente se quedará con la totalidad del ahorro y lo más importante, la ESCO es la que asume el riesgo financiero para el desarrollo del proyecto. Para la incursión de este tipo de empresas es necesaria la participación del Estado y marcos regulatorios legales.

Ecuador se ha convertido en un referente regional en el marco de la oferta de energía y sus cadenas de valor; además, se han ejecutado planes de capacitación en eficiencia energética en el sector industrial, sin embargo, de acuerdo al estudio “Empresas de Servicios Energéticos en América Latina” elaborado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en 2015, Ecuador solo cuenta con 4 empresas que actúan como consultoras en materia de energías renovables y eficiencia energética, las mismas que no son consideradas ESCO ya que no presentan antecedentes de importancia en el campo de la eficiencia energética.

En este sentido, es necesario impulsar programas de eficiencia energética para la industria privada y motivar su participación e integración. El sector petrolero, debido a su relevancia, es un campo prometedor para la inserción y desarrollo de este tipo de empresas. De acuerdo al estudio realizado por CEPAL en 2015, el potencial de mercado de ESCO en Ecuador se encuentra en el entorno de los 100 a 150 millones de dólares anuales, sin duda alguna convirtiéndose en una gran oportunidad para el desarrollo de este tipo de empresas.

Actualmente Ecuador cuenta con el Plan Nacional de Eficiencia Energética (PLANEE), en el que se establece la posibilidad de iniciar la incorporación de las ESCO a partir del 2020 y se prevé la participación de las mismas a partir del año 2030. (O)

Ing. Q. David Alejandro Gaona Reinoso
Analista Técnico de la Información

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: