Especial

En San Lorenzo nadie quiso quedarse sin votar

- 05 de febrero de 2018 - 00:00
María Chumi, habitante de la parroquia Mataje, San Lorenzo, en Esmeraldas, ejerció su derecho al voto asistido. La mujer leyó detenidamente las siete preguntas de la papeleta, con la asistencia de personal autorizado por el CNE.
Foto: John Guevara / El Telégrafo

Militares y policías vigilaron la jornada de sufragio en los cantones del norte de Esmeraldas. El estado de excepción continuará en la zona limítrofe. En sectores apartados, como la parroquia Mataje, limítrofe con Colombia, la ciudadanía llegó hasta la cabecera parroquial desde recintos que no tienen accesos carrozables. Fue el caso de María Chumi, quien lo hizo acompañada de sus hijos.

María Chumi puso el ejemplo a sus vecinos de Mataje, la parroquia esmeraldeña más cercana a Colombia. Ella estaba enferma y sus dos hijos le ayudaron a llegar caminando al recinto electoral de la escuela Mi Patria, porque quería ser parte del proceso electoral, aunque por su edad su voto era voluntario.

En Mataje, en San Lorenzo y en el resto de Esmeraldas, la consulta popular se cumplió sin inconvenientes. Las mesas receptoras del voto abrieron con algo de retraso, pero antes de las 08:00 ya atendían. Mientras en los exteriores y en los recintos la vigilancia de militares y policías fue clave para mantener el orden y la seguridad.

En la escuela 22 de Marzo, ubicada a pocos metros del cuartel policial -que fue atacado con un coche bomba la semana pasada- todo estuvo en orden. Robert Mendoza, suboficial de la Armada, recalcó que el proceso se cumplía con tranquilidad.

El alcalde de San Lorenzo, Gustavo Samaniego, sostuvo que en el resto del cantón, incluidas las parroquias como Mataje, el operativo de seguridad de las Fuerzas Armadas y la Policía y los sufragios se realizaron con normalidad.

Asimismo, Samaniego informó que el Comité de Operaciones de Emergencia, COE cantonal, se mantendrá activo y se seguirá reuniendo, como ocurre desde el atentado, con autoridades nacionales para coordinar la ayuda a los damnificados.

Luego de las votaciones, el plan de seguridad en San Lorenzo y Eloy Alfaro continuará, como también la búsqueda de los responsables del ataque.  

Para Luis Bustos, jefe político de Mataje, la protección que brindan los soldados se debe mantener permanentemente, porque ayuda a prevenir acciones delictivas. Hasta el mediodía de ayer no hubo detenidos en la provincia de Esmeraldas por violar la ley seca, tampoco por proselitismo u otras infracciones.

En sitios remotos, como Mataje, la transmisión de los resultados tendrá el apoyo de militares. Ellos llevarán a los miembros de juntas y funcionarios del Consejo Nacional Electoral (CNE) hasta un lugar donde haya señal de internet. En los cantones esmeraldeños en estado de excepción (San Lorenzo y Eloy Alfaro) hay 52 recintos electorales con 53.000 electores.

Retrasos en Guayaquil
La demora en la apertura de las juntas receptoras del voto (JRV) y la desinformación de los ciudadanos fueron  el común denominador en la parroquia Tarqui de Guayaquil.

En el recinto de la Unidad Educativa Brisas del Río, las puertas se abrieron a las 07:40. Carmen Molina llegó a las 07:00 y se quejó por la tardanza con un representante del CNE. Su malestar fue porque a las 08:00 iniciaba su jornada laboral.

Según el primer boletín emitido por el CNE, a las 11:13 de ayer, en todo el país, el 92,23% de las JRV se instalaron antes de las 07:30.

Además,  las mesas se conformaron con el 68% de integrantes principales y el 32% de suplentes.

José Intriago fue parte del segundo porcentaje. Ocupó uno de los puestos de la JRV 17, pues eran las 08:00 y uno de los miembros principales de la junta no llegaba. “Ya me tocó colaborar, pero apenas llegue la persona me retiro a casa. Debemos ser responsables con el deber ciudadano”.

En el recinto de la Universidad de Guayaquil (el más grande de la ciudad), cientos de ciudadanos acudieron hasta los  puntos de información para conocer sus lugares de votación. Johnson Montaño llegó cerca de las 10:00, pero no conocía el número de la JRV en la que  debía sufragar. Hizo una fila de 20 personas para consultar el número y la ubicación de la mesa.

Normalidad en la capital
El proceso electoral de ayer se realizó con normalidad en los recintos electorales del sur de Quito.

Salvo algunas excepciones, la instalación de las mesas se llevó a cabo sin novedades, señalaron los vocales que acudieron al colegio experimental Quito, al sur de la ciudad. Las JRV empezaron a conformarse antes de las 06:00. El personal llegó para instalar las mesas, contabilizar el material electoral (papeletas, material de oficina, ánforas, etc.) y coordinar actividades con el personal de seguridad.

Este proceso se cumplió en presencia de agentes militares que resguardaron el proceso y controlaron que personas particulares no se acerquen al material electoral.

Algunos ciudadanos comentaron que el despacho de las papeletas y de los certificados se desarrolló con lentitud. Esa fue la impresión de Ernesto Giles, quien acompañó a su madre para que cumpliera con el sufragio. El hombre aseguró que, por desorganización, tardó 45 minutos en ser atendida.

43 detenidos en Riobamba
En la capital de la provincia de Chimborazo el proceso electoral dejó 43 personas detenidas mientras se acercaban a sufragar.

Diecisiete de los apresados tenían boletas de captura, dos eran buscados por violación, uno por peculado, otros dos por infracciones de tránsito, seis por distintas causas penales, uno por lesiones y el resto por distintas causas.

La instalación de las JRV en la provincia se cumplió desde las 06:00 y a las 07:00 los ciudadanos empezaron a llegar a los 130 recintos electorales. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: