García gana bronce en el Mundial de Paranatación

- 07 de diciembre de 2017 - 00:00
→María Belén García se entrena en Cuenca en la escuela de natación de los Hermanos Enderica. También estudia Cultura Física en la Salesiana.
cortesía de Fedepdif

→La deportista cuencana, de 21 años, nació con una luxación congénita de cadera que la obligó a someterse a 14 operaciones cuando aún era una bebé.

María Belén García lo tiene claro. Para esta azuaya, de 21 años, la única discapacidad que puede detener los sueños de las personas es la mental.    

Ella nació con una luxación congénita de cadera, pero eso no le impidió alcanzar uno de sus mayores anhelos: convertirse en nadadora.

El premio a esa perseverancia que siempre la identificó llegó el martes pasado cuando logró una histórica medalla de bronce en el Mundial de Paranatación en los 100 metros pecho (categoría SB9), de acuerdo a información proporcionada por la Federación Ecuatoriana de Deportes para Personas con Discapacidad Física (Fedepdif). La prueba se realizó en la Alberca Olímpica de Ciudad de México.

De este modo, García se convierte en la primera ecuatoriana en participar y ganar en dicha cita que este año inicialmente se iba a realizar del 29 de septiembre al 6 de octubre en México, pero el terremoto que azotó a esa ciudad hizo que se movieran las fechas. 

García, quien cuenta con el apoyo del entrenador azuayo Juan Fernando Enderica, es alumna de la Escuela de Cultura Física de la Universidad Politécnica Salesiana.

Tras participar en el Mundial, sus retos son clasificar a los Juegos Parasudamericanos, Panamericanos y Paralímpicos en Tokio 2020.

Lucía Arízaga, su madre, confirma que Belén “siempre sueña y piensa en grande”. Ella no olvida las incontables veces en que la obligaba a cumplir con terapias de salud en piscina desde los 5 años, sin sospechar siquiera que con el tiempo su vida estaría ligada permanentemente a la natación. “Al principio era un suplicio, porque simplemente no me gustaba, por lo demandante y hasta doloroso, pero allí estaba ella para apoyarme como siempre”, dijo García a mediados de año en una entrevista con la página web del Ministerio del Deporte.

María Belén ha convivido casi un tercio de su vida con las terapias. Cuando tenía una semana de nacida le detectaron un problema congénito en la cadera, que le obligó a someterse a 14 cirugías, pero el amor, la natación y otros deportes se convirtieron en su mejor medicina. 

Su primer acercamiento a la natación duró apenas dos años, ya que el paso a la fosa grande de la piscina olímpica le provocó una fobia que su madre le ayudó a superar con paciencia. Superado este bloqueo temporal, y con el apoyo del profesor Pancho Astudillo, compitió a los 13 años por primera vez en el Torneo Nacional de Novatos. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: