Viernes, 25 Marzo 2016 00:00 Mundo

Ayer se cumplieron 40 años del golpe que colocó a los militares en el poder

Obama exclama "nunca más" en Argentina

Los presidentes Barack Obama y Mauricio Macri lanzaron flores al Río de la Plata, el mismo lugar donde eran lanzados los apresados por la dictadura.
Los presidentes Barack Obama y Mauricio Macri lanzaron flores al Río de la Plata, el mismo lugar donde eran lanzados los apresados por la dictadura. Foto: AFP

Pronunció la frase en el memorial en honor a las víctimas de la dictadura, que fue apoyada por Estados Unidos. Los activistas esperan los archivos que Washington desclasificará.

Marcelo Izquierdo, corresponsal en Buenos Aires

El presidente estadounidense, Barack Obama, en su último día de visita oficial a la Argentina, ensayó en el emblemático Parque de la Memoria de Buenos Aires una autocrítica sobre el rol de su país en los golpes de Estado y su apoyo a las dictaduras que ensangrentaron la región en los años setenta. El gobernante pronunció en español una frase simbólica de la recuperación de la democracia al honrar a las víctimas de la represión: “Nunca Más”.

“A esos familiares (de las víctimas), a sus incesantes y constantes acciones que han marcado una diferencia... Ustedes han liderado los increíbles esfuerzos para que se responsabilice a aquellos que perpetraron esos crímenes. Ustedes son los que harán que el pasado se recuerde y se cumpla con la promesa de ‘nunca más’”, afirmó Obama. La frase “nunca más” concluyó el alegato final del fiscal Julio César Strassera (†) en el “juicio a las juntas” militares durante el gobierno de Raúl Alfonsín (1983-1989) y se ha erigido con los años en un símbolo de la democracia.

La fecha elegida no fue coincidencia. Este jueves se cumplieron 40 años del último golpe militar en el país austral, el 24 de marzo de 1976. Y Obama se acercó al Parque de la Memoria, donde se encuentra el monumento en homenaje a los 30 mil desaparecidos que causó el régimen militar, acompañado por su colega argentino, Mauricio Macri. Ambos lanzaron flores al río, donde fueron arrojadas aún vivas —tras ser sometidas a tortura y sedadas— decenas de víctimas del terrorismo de Estado en los llamados “vuelos de la muerte”. Los muros del memorial exhiben los nombres de 9 mil muertos y desaparecidos durante la represión.

Pero a Obama lo dejaron solo. Ningún organismo de derechos humanos estuvo en el acto. Ninguna Madre o Abuela de Plaza de Mayo concurrió al homenaje, disgustadas por la fecha elegida para el viaje presidencial, visto incluso como una ‘provocación’ por el ser el representante del país que impulsó y respaldó las distintas dictaduras del Cono Sur.

Obama recogió el guante de estas ausencias notorias. Horas antes de que se realizara una multitudinaria movilización popular en la histórica Plaza de Mayo para repudiar el golpe en su 40º aniversario, encabezada por Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, el presidente estadounidense ratificó que su país desclasificará los archivos secretos militares y de la inteligencia sobre la dictadura argentina. Y además realizó una autocrítica, algo tenue, sobre el rol de su país en esos duros años setenta en la región.

Obama mencionó la lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo en su discurso y dijo que “Estados Unidos reflexionó sobre lo que pasó” durante la dictadura. “Sé que existen polémicas sobre las políticas de Estados Unidos en esos días oscuros. Las democracias deben tener el valor de reconocer cuando no se está a la altura de los ideales que defendemos, cuando hemos tardado en defender los derechos humanos; eso fue el caso de Argentina. Es algo sobre lo que estamos trabajando”.

Y agregó que Estados Unidos tiene que “analizar ese pasado” que lo llevó a respaldar a las dictaduras de la región y “ser responsables hacia el futuro y eso es lo que vamos a hacer. La posición moral explica la responsabilidad que todos tenemos. No podemos olvidarnos del pasado. Cuando hallamos el coraje de enfrentarlo, de cambiar ese pasado, es cuando construimos un mejor futuro. Eso es lo que las familias y las víctimas han hecho y Estados Unidos continuará siendo su socio en estos esfuerzos”, indicó.

“Estamos aquí en un parque de homenaje a la valentía y la perseverancia. Un homenaje a los cónyuges, los hermanos, los hijos que no abandonaron sus esfuerzos por llegar a la justicia y la verdad”, dijo el mandatario.

Pero más allá de esta autocrítica, Obama resaltó la figura del ex primer mandatario norteamericano Jimmy Carter. “Fue un presidente que entendió que los derechos humanos son un elemento fundamental de la política exterior”.

Reacción de activistas

Pero Taty Almeida, histórica dirigente de las Madres de Plaza de Mayo, relativizó sus palabras: “fue una autocrítica light”. No obstante, se mostró esperanzada en que la apertura de los archivos que prometió Obama traiga “algunas noticias sobre nietos apropiados” por la dictadura.

Obama recorrió el predio junto a Macri y ambos lanzaron ramos de flores al Río de la Plata. “Esto es un tributo a la memoria, pero también un homenaje a la valentía y a la perseverancia de quienes los recuerdan y rehusaron abandonar sus esfuerzos en la búsqueda de la verdad y la justicia”, dijo.

A su lado, Macri le agradeció su visita “en este día tan importante, que nos da la posibilidad de afianzar nuestro trabajo juntos por la defensa de los derechos humanos alrededor del mundo. Esto nos obliga a no ser testigos pasivos de cualquier tipo de violación como pasó en otros tiempos de la humanidad”.

“Hoy recordamos con mucho dolor, y agradecemos a los que nos han acompañado en la recorrida a víctimas que pagaron con sus vidas la intolerancia y la violencia en la Argentina”, dijo Macri.

Para evitar profundizar la brecha con los organismos de derechos humanos, en especial por la fecha elegida para su viaje, Obama partió enseguida rumbo a Bariloche, sur del país. De esa manera no estuvo en Buenos Aires cuando decenas de miles de personas coparon la Plaza de Mayo, frente a la sede de gobierno, en repudio a la dictadura a 40 años del golpe. Tras descansar durante toda la jornada, viajó de regreso a Washington poniendo fin a su viaje. (I)

DATOS

Ninguna representante de las Abuelas o Madres de la Plaza de Mayo acompañó a Barack Obama.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se lanzó, la noche del miércoles, a la pista y se animó a bailar un tango con una artista argentina, durante la cena de Estado en su honor como parte de su visita a Buenos Aires.

Un Obama relajado ensayó los pasos del “2x4”, el ritmo del tango, invitado por la bailarina Mora Godoy, mientras su esposa Michelle hacía lo propio con el bailarín José Lugones, en Buenos Aires, la tierra adoptiva de Carlos Gardel (1890-1935), el rey de la música rioplatense.

El presidente estadounidense “me decía que no sabía bailar y yo le decía que me siga. Me dijo ‘ok’ y empezó a bailar él. Lo empecé a seguir yo a él porque es muy buen bailarín”, contó Godoy al diario La Nación. El vídeo circula en las redes sociales y se ha convertido en viral.

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET