Sábado, 05 Agosto 2017 00:00 Mundo

El 13 de agosto se celebrarán las primarias

Cristina Fernández, una campaña en mute

La expresidenta argentina, Cristina Fernández, saluda a sus simpatizantes en un acto en Buenos Aires.
La expresidenta argentina, Cristina Fernández, saluda a sus simpatizantes en un acto en Buenos Aires. Foto: Globalvoices

La expresidenta argentina lanzó spots en los que no figura. Los protagonistas son los excluidos del gobierno de Macri.

Marcelo Izquierdo, corresponsal en Buenos Aires

Cristina Fernández de Kirchner no parece la misma. Se ven lejanas sus extensas cadenas de radio y TV o sus combativos discursos subida a una elevada tarima blandiendo frases cargadas de ideología y épica peronista.

Hoy, la expresidenta y candidata a senadora nacional por la estratégica provincia de Buenos Aires realiza campaña electoral virtualmente muda. Simplemente hace hablar a los otros, a los excluidos del gobierno de Mauricio Macri.

La estrategia es simple. A menos de dos semanas de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del domingo 13 de agosto –que en teoría decidirán las diferentes candidaturas pero en la práctica se convertirá en un sondeo a cielo abierto de cara a las elecciones legislativas del 22 de octubre- , Cristina va en búsqueda del voto ‘light’.

La campaña está bien pensada. Sus asesores saben que Cristina –como la conocen en el país austral- tiene un piso de votantes ‘duros’, del orden del 33% , que no cambiarán su voto por nada. Son los fieles escuderos de la exmandataria, de los sectores más empobrecidos de la sociedad, que desoyen una y otra vez las denuncias de corrupción que enlodan la gestión ‘kirchnerista’ y las acusaciones oficiales sobre la “pesada herencia” que aseguran haber recibido al asumir el Gobierno en diciembre de 2015. Para ellos, el nombre ‘Cristina’ les basta para sufragar por su líder. No necesitan ser convencidos, ni siquiera ‘cuidadosos’ con discursos encendidos y emotivos como acostumbraba la expresidenta.

Por eso Cristina hace “la plancha”, como se conoce en Argentina la práctica de flotar boca arriba en el agua en forma horizontal, en posición de descanso y tranquilidad. No habla. ¿El motivo? Porque debe buscar votos en rodeo ajeno, en una zona gris descontenta con su gestión y con su estilo juzgado por muchos exponentes de la clase media como “prepotente” y hasta “totalitario” pero que al mismo tiempo considera que con Macri su nivel de vida empeoró.

Hacia ellos está dirigido el nuevo modelo de campaña ‘kirchnerista’: Cristina no habla en los spots de su Unidad Ciudadana, incluso en ocasiones ni aparece su rostro. Hablan los argentinos y argentinas que se han quedado sin trabajo, que no llegan a fin de mes con sus sueldos carcomidos por la inflación, los pequeños empresarios que sufren la crisis. En suma, los excluidos del modelo ‘macrista’.

Encuestas favorables

Y le está dando resultado. Las última 12 encuestas conocidas –alguna de ellas que miden incluso para el Gobierno Nacional- le dan una ventaja de entre dos a siete puntos (entre 28% y 35%) sobre su rival de la alianza conservadora oficialista Cambiemos, Esteban Bullrich (que oscila entre 22% y 32%, de acuerdo a los distintos sondeos).

El oficialismo se muestra preocupado ante un eventual triunfo de Cristina en las primarias. Y varios de los más destacados exponentes del Gobierno salieron a atacarla.

“¿Por qué si le va tan bien (en las encuestas) no recorre la provincia ni muestra su lista”, dijo la gobernadora de la provincia de Buenos Aires y principal espada política oficial, María Eugenia Vidal.

La funcionaria no solo aludió al ‘silencio’ de Cristina, sino también al de los demás candidatos de su lista, entre ellos el excandidato presidencial Daniel Scioli, virtualmente ‘mudo’ en la campaña a pesar de ser el cuarto postulante a diputado en el territorio bonaerense.

“Se muestran poco porque cuando más se muestran, más la gente se da cuenta de quiénes son”, sostuvo Vidal.

La vicepresidenta Gabriela Michetti dijo que, cuando aparece en público, Cristina “está con un tono que no tiene nada que ver al que tenía en los últimos años como presidenta, relajado, de buena manera, aparece tranquila, con la voz bajita y con otra ropa”.

¿Y cómo son los spots de campaña? Aparece gente común preocupada, que coloca papeletas en las urnas con mensajes como “Macri no quiero vivir con miedo a que me despidan” o “no puedo vivir con la plata de mi jubilación”. Solo al final una voz en off llama a votar por la Unidad Ciudadana y se menciona a Cristina -que tiene causas en la justicia por corrupción- como candidata.

Otras veces aparece en fotografías, acompañada por ejemplo de estudiantes secundarios en una mesa de rostros sonrientes y compartiendo una tradicional “pasta frola”, una torta de dulce de membrillo.

“Cristina sabe que tiene un núcleo duro en el conurbano (bonaerense). Con su solo nombre consigue su voto. Ella está pensando en (las elecciones parlamentarias de) octubre, sabiendo que las PASO las puede ganar. Y busca ampliar su espectro”, sostiene el analista y consultor Hugo Haime. “¿Qué por qué come pasta frola? Porque la necesita para bajar de la imagen de omnipotencia, de que todo lo puede. Así, ella es una más”, indicó.

Denuncian financiamiento

En este contexto, las acusaciones también llegan. El diputado nacional de la Unión Cívica Radical (UCR) por Santa Cruz, Eduardo Costa, denunció  presuntos desvíos de fondos por parte del Ejecutivo provincial, a cargo de Alicia Kirchner, para financiar la campaña bonaerense de Cristina Fernández.

“Desde que asumió Alicia Kirchner la planta de trabajadores provinciales creció en 3.000 personas, muchas de las cuales trabajan en el conurbano para ellos, al mando de Máximo Kirchner”, aseguró Costa en declaraciones a la prensa. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET