Viernes, 21 Abril 2017 00:00 Mundo

Sondeos dan el 14% de respaldo a los laboristas

Corbyn lanza campaña contra 'establishment' político británico

Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista de la oposición británica, ofreció ayer su primer discurso de campaña de las elecciones de 2017.
Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista de la oposición británica, ofreció ayer su primer discurso de campaña de las elecciones de 2017. Foto: AFP
Leonardo Boix, corresponsal en Londres

El jefe del opositor Partido Laborista, Jeremy Corbyn, lanzó hoy su campaña electoral enfocada en luchar contra el ‘establishment’ político de Gran Bretaña y frenar las políticas de austeridad del gobierno.

Corbyn prometió que no jugará “bajo las reglas de los poderosos” en caso de ser elegido primer ministro tras las anunciadas elecciones anticipadas del 8 de junio, e insistió en que los sondeos no son “el resultado definitivo” de una votación.

El jefe de los laboristas, de 67 años, se refirió así a las últimas encuestas de opinión que otorgan al gobernante Partido Conservador una amplia mayoría de votos para ganar los comicios, con una diferencia de más de 20 puntos sobre los laboristas.

“Los poderosos no quieren que gane las elecciones anticipadas del 8 de junio”, afirmó Corbyn en su primer día de campaña.

“Voy a demostrar que los expertos del ‘establishment’ estaban equivocados y voy a cambiar la dirección de esta elección”, agregó el político izquierdista.

Corbyn fue elegido al frente del Partido Laborista tras una contienda interna de esa agrupación en septiembre de 2015, y nuevamente un año después, luego de fuertes divisiones dentro del partido opositor como consecuencia de la victoria del brexit en el referéndum de junio pasado.

Este miércoles, el Parlamento británico aprobó por una mayoría de 522 votos contra 13 la decisión de la primera ministra Theresa May de convocar a elecciones adelantadas para el 8 de junio, y de esa manera conseguir un mandato electoral que le permita negociar con más holgura la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea (UE).

En un acto proselitista en Londres, Corbyn dijo que gran parte de los medios de prensa y del ‘establishment’ británico “dicen que esta elección tiene una conclusión inevitable”.

“Creen que hay reglas en la política, que si uno no las sigue arrodillándose ante los poderosos, aceptando que las cosas realmente no van a cambiar, uno no va a ganar”, dijo el jefe de la oposición.

“Por supuesto hay gente que no quiere que ganemos. Porque si ganamos, será el pueblo, y no los poderosos, el que ganará”, continuó.

Según Corbyn, a él se lo acusa de no “jugar bajo las reglas de la política, de sus propias reglas”.

“Dicen que no podemos ganar porque no juego bajo sus reglas. Tienen toda la razón. Y un gobierno laborista elegido el 8 de junio no jugará bajo las reglas de los poderosos”, aclaró.

Para el jefe laborista, esas mismas reglas “crearon un cartel acogedor que amaña el sistema en favor de unos pocos individuos ricos y poderosos, como también de las corporaciones”.

“Es un sistema fraudulento creado por extractores de riqueza para los extractores de riqueza”, continuó.

Corbyn se refirió así al empresario británico Philip Green, dueño de varias cadenas de indumentaria del Reino Unido criticado por saquear el fondo de pensiones de muchos de sus trabajadores y al empresario Mike Ashley, propietario de la tienda Sports Direct, al indicar que ambos “deberían estar preocupados de un gobierno laborista”.

Por su parte, May lanzó su campaña electoral en Bolton, en el norte de Inglaterra, donde enfatizó que si gana la contienda electoral de junio hará que su liderazgo sea “fuerte y estable” en vistas a las negociaciones por el brexit.

La mandataria conservadora, de 60 años, afirmó que el país “tiene ahora un propósito de unidad” y aclaró que su gobierno “se enfocará en implementar el brexit, y hacer que sea un éxito”.

May, quien fue muy criticada por negarse a participar de un debate televisivo con el resto de los jefes de partidos, advirtió contra una potencial “coalición del caos” encabezada por Corbyn, a pesar de que el líder laborista descartó conformar alianzas con el Partido Nacionalista Escocés (SNP).

En tanto, este jueves los últimos sondeos de opinión indican que el Partido Conservador se encamina a obtener una de las victorias más demoledoras en décadas, posiblemente equiparable a la registrada por Margaret Thatcher en los años 80.

Una encuesta elaborada por la consultora YouGov para el periódico The Times indicó que los conservadores obtendrían el 48% de los votos, frente al 24% para los laboristas.

Ese sondeo concluyó que solo el 12% de los electores laboristas considera que Corbyn podrá ganar los comicios del 8 de junio.

Según YouGov, la tercera fuerza política del Reino Unido, los liberales democráticos obtendrían un 12%, mientras que el eurofóbico Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP), se quedaría con el 7% de los votos.

Además, indicó que en Escocia, el gobernante SNP obtendría un 47% de los votos, por delante de los conservadores, con el 27%, y los laboristas, con el 14%.

Otro sondeo, elaborado por la consultora ComRes, concluyó que los conservadores ganarán las elecciones con el 46% de los votos, por delante del Laborismo, con el 25%, alcanzando 21 puntos de diferencia.

Una victoria en las urnas le dará a May la legitimidad democrática que carece de momento por no haber sido votada como cabeza de lista, sino asumiendo en reemplazo de su predecesor David Cameron, quien renunció tras perder el referéndum de junio pasado.

Además, hará que los conservadores se mantengan en el poder hasta por lo menos 2021, dos años después de la programada salida de Gran Bretaña de la UE. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET