La apatía se impone en la final de las presidenciales en Chile

| 15 de Noviembre de 2017 - 00:00

Mientras el expresidente Sebastián Piñera intenta sortear una serie de traspiés, el senador independiente Alejandro Guillier quema sus últimos cartuchos para asegurar su paso al balotaje.

A cuatro días de las elecciones presidenciales del domingo, en Chile, se ha desatado una “guerra de nervios” entre los principales candidatos a suceder a Michelle Bachelet en La Moneda.  

A pesar de que es el gran favorito para imponerse en los comicios, el expresidente Sebastián Piñera cometió en los últimos días una serie de traspiés, mientras que su principal rival, el senador independiente Alejandro Guillier, intenta entusiasmar a un electorado mayoritariamente apático que estima que Piñera será el próximo presidente.

Aunque es difícil que los errores cometidos por Piñera dañen su favoritismo, sí podrían afectarlo de manera negativa de frente al probable balotaje de diciembre, que disputaría contra Guillier.

Los comentarios entre los ciudadanos que sí están interesados en el proceso electoral fluctúan por estos días entre si Piñera será capaz de evitar la segunda vuelta y convertirse en presidente el domingo o de qué manera Guillier podrá unir a la centroizquierda en el eventual balotaje.

También, la gran duda es cuántos chilenos votarán ya que desde 2012 es voluntario hacerlo en el país, lo que generó que en las últimas presidenciales de 2013 solo sufragó el 41,9% en la segunda vuelta en la que se impuso Bachelet. Algunos analistas chilenos aún sostienen que si el domingo acude una cifra inferior de votantes, Piñera evitará la segunda vuelta. Otros consideran que por la cantidad de candidatos (ocho) es imposible que el exmandatario (2009-2014) llegue a La Moneda el mismo domingo.

En medio de este clima, uno de los mayores desaciertos que cometió Piñera tiene que ver con la advertencia que dio sobre el eventual despido de funcionarios públicos y “operadores políticos”. Aunque en el programa Tolerancia Cero de Chilevisión y CNN/Chile, la noche del domingo, Piñera descartó despidos masivos, muchos estiman que el daño ya está hecho y que sus dichos podrían generar que un importante número de esos empleados sí acuda a las urnas el domingo.

Según una reciente investigación del diario La Tercera, el 3,8% de los chilenos con derecho a voto (mayores de 18 años) milita en algún partido político.

Sin embargo, en algunos estamentos estatales, parte importante de los funcionarios, militan en la Nueva Mayoría de Bachelet.  
Otro error cometido por Piñera ocurrió días atrás, cuando lanzó sus dardos contra la candidata Carolina Goic, de la Democracia Cristiana (partido de la oficialista Nueva Mayoría), al señalar que su familia tiene miembros apitutados (que consiguieron un trabajo gracias a algún contacto) en la administración pública”.

Aunque poco después Piñera se retractó, ese hecho podría afectarlo en la segunda vuelta. Esto, porque los votantes de la Democracia Cristiana están divididos entre quienes respaldan la Nueva Mayoría de centroizquierda y los que no les genera ruido votar por Piñera. Así, en un eventual balotaje, el voto DC (que podría llegar a 7% o más) podría repartirse en partes iguales, lo que perjudica a Guillier.

Guillier insiste en su discurso que Piñera es “un peligro para la gobernabilidad”, ya que, por ejemplo, fue el expresidente “quien entregó en su gobierno el mar de Chile a siete familias (acaudaladas de empresarios) con lo que perjudicó a los pescadores artesanales”. (I)

*Haga click en la imagen para ampliarla

Datos

Sondeos
Según un sondeo de la firma Centro de Estudios Públicos (CEP), el 58% de la población no simpatiza con ninguno de los ocho candidatos presidenciales. El mismo sondeo proyectó el 44% de participación en las elecciones de este domingo.   

→14 millones de chilenos están aptos para votar, pero se estima que solo sufragarían 6 millones.  

Reto
Con una renta per cápita de $ 23.950, Chile tiene a mediano plazo el reto de convertirse en país desarrollado.   

Últimas noticias