La formación polifacética para realizar gráficos

14 de enero de 2018 - 00:00

A los 16 años, Esteban Arreola ingresó a la Escuela Nacional de Arte de Guatemala con el único interés de convertirse en un destacado pintor. Aprendió la técnica, pero se dedicó al dibujo a lápiz. En la universidad estudió Ciencias de la Comunicación porque quería ser publicista. Sin embargo, en la licenciatura llegó a descubrir su pasión por la comunicación, la investigación, el arte y el periodismo. En ese momento se preguntó: ¿a qué me dedico?

Esteban Josué Arreola Pérez

Infografista del diario Prensa Libre de Guatemala

Una vez graduado me dieron la oportunidad de hacer retratos de personajes famosos en el diario oficial de Guatemala. Al inicio me encantó la idea, sin embargo, necesitaba un espacio mayor para plasmar mis ideas. Un día, el infografista de ese medio renunció y asumí su puesto, con el mismo sueldo y sin la más mínima idea de lo que tenía que hacer.

Al pasar el tiempo me di cuenta de lo complejo que es ser infografista. El complemento que había buscado se encontraba en la elaboración de gráficos, pues en este oficio exploras temas arqueológicos, científicos, policíacos, médicos, deportivos, artísticos y de moda. Estos son un reto para la infografía: desde asistir a la escena de un crimen en un país latinoamericano hasta conocer la vida y obra de Charlie Chaplin, por ejemplo. Esta profesión es de contrastes.

La infografía es capaz de comprimir la historia más compleja del mundo en tan solo dos páginas, o narrar el partido de fútbol del siglo en un esquema, o las crisis económicas contenidas en círculos, o las barras en una visualización de datos, o la vida y obra de un artista en una ilustración y una línea de tiempo.

El ser humano necesita de un proceso semiológico para expresarse y para relacionarse con el mundo, aunque muchos temas resultan ser difíciles de comprender.

La infografía combina los signos, la sencillez, la calidad, la observación y la estética en un producto para explicar lo más complejo. Además, utiliza los recursos periodísticos y los fusiona con los recursos gráficos.

Un día al llegar a la redacción me entero de que se produjo un tiroteo en uno de los hospitales estatales de mi país. Aparentemente, un reo de alta peligrosidad fue llevado a la consulta y desconocidos que pertenecían a la misma banda lo ayudaron a escapar. Esto generó un caos entre los pacientes,  por eso nos dirigimos a ese lugar. Allí encontramos una escena de desesperación, angustia y sangre, en medio de la cual debíamos cumplir con nuestra labor de recopilar la mayor información posible. Poco antes de concluir nuestro trabajo ingresó un equipo especial de la policía que advirtió: Dos de los atacantes se encontraban aún en ese hospital. Entonces, la investigación se transformó en una carrera para huir del peligro y salvar nuestras vidas. 

De regreso a la oficina y aún nerviosos, nos sentamos a elaborar un gráfico para recrear lo que vimos y escribir una de las cientos de historias que enlutan a Guatemala, nuestro país. Ese día, luego de cerrar la edición retomé un proyecto pendiente: “La fantástica boda del gran futbolista Lionel Messi”.

La vida del infografista está llena de contrastes y de muchas aventuras para explicar todo lo que nuestros sentidos perciben, con imágenes, textos y hasta vivencias. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: