Sábado, 07 Octubre 2017 00:00 Justicia

La investigación sobre este caso lleva 4 años. el expediente fue presentado a la cidh

Alexandra: "Quiero a mi hijo David como esté, vivo o muerto"

En los exteriores de la Fiscalía General del Estado se exhiben fotos del desaparecido David Romo.
En los exteriores de la Fiscalía General del Estado se exhiben fotos del desaparecido David Romo. Foto: Miguel Jiménez / EL TELÉGRAFO

El martes 10 de octubre, la madre del desaparecido volverá a reunirse con el fiscal Carlos Baca Mancheno. En septiembre se conoció que fue asesinado.

Redacción Justicia

Cuando han transcurrido 4 años y 9 meses, el caso de desaparición de David Romo Córdova tomó otro giro, ahora se menciona un presunto asesinato, delito por el cual detuvieron a 2 personas en 2013. Además ayer concluyó el plazo de 8 días que se impuso el fiscal general del Estado, Carlos Baca Mancheno, para leer el expediente reservado y los otros cuerpos judiciales.

De acuerdo con esos expedientes reservados, el 29 de septiembre de 2017 fueron detenidos Carlos L. y Blanca F., dueños de una clínica de rehabilitación clandestina.

Alexandra Córdova, madre del joven David Romo, reveló ayer que el próximo martes se reunirá con las autoridades de la Fiscalía para conocer los resultados de la indagación. “Espero que me digan lo que hay en el expediente (reservado) qué se logró descubrir y, sobre todo, quiero conocer cómo van a resolver el caso de desaparición de mi hijo”, señaló la madre.

Tras presentar una queja disciplinaria contra el fiscal Jorge Flores, por negligencia en la investigación, el Consejo de la Judicatura autorizó a Córdova, el 30 de septiembre, a que acceda al expediente reservado.  

Según el documento, su hijo presuntamente fue asesinado en la clínica de rehabilitación clandestina. “Se menciona cómo habrían terminado con la vida de David, pero no dicen absolutamente nada sobre quién lo llevó”.   

El expediente reservado surgió hace 2 años, tiempo en el que la Fiscalía le negó esa información, por eso, ella denuncia el caso en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y en dos años obtendrá resultados. “El caso lo lleva el doctor Juan Pablo Albán personalmente a la comisión, porque el Estado ecuatoriano debe responder por los errores en la investigación”.

David habría estado en una clínica

David Romo estudiaba comunicación social en la Universidad Central del Ecuador. Ese día salió con sus compañeros de aula a un bar, aproximadamente a las 21:00 tomó un micro en el Seminario Mayor, en el centro-norte de Quito, para llegar hasta la estación de La Ofelia, donde tomaría el bus 4 de la cooperativa Transhemisferios que lo trasladaría al sector de Rumicucho, en San Antonio de Pichincha.

La progenitora señaló que esa noche su hijo la llamó y le dijo que no podía hablar en voz alta, esa fue la última comunicación con él.  

En primera instancia se detuvo al conductor y ayudantes de la unidad, pues uno de ellos tenía el celular del joven, de 18 años. Posteriormente se allanó la clínica y se arrestó a los dueños. La Fiscalía informó  que en este lugar habría estado David Romo, por testigos que lo vieron.

Según el informe de la Fiscalía, en este sitio permanecieron 15 internos y uno de ellos señaló que vio a Romo en el lugar, de mayo a junio.

Con la apertura del expediente reservado, el sábado último, la fiscal María Paucar dictó prisión preventiva contra los exdueños de la clínica por presunto asesinato del joven. Para ello, se fundamentó en la versión de uno de los internos, que vio cuando era golpeado.

Los imputados están en el Centro de Rehabilitación de Latacunga, dijo su abogado Diego Chimbo. La mujer dice que falta hallar el cuerpo de su hijo. (I)

DATOS

El 16 de mayo de 2013 desapareció David Romo Córdova cuando se dirigía de la Universidad Central del Ecuador con dirección a su domicilio.

El 7 de noviembre de 2013 agentes policiales efectuaron un operativo en la clínica clandestina Unión y Esperanza, ubicada en el sector La Roldós, norte de Quito. Carlos L. y Blanca F. fueron detenidos.

En octubre de 2014 el juez del Tribunal de Garantías Penales de Pichincha sentencia a Carlos L. a 2 años de prisión y declara inocente a Blanca F., ambos fueron acusados por tráfico de personas.

El 29 de septiembre de 2017 fueron nuevamente detenidos Carlos L. y Blanca F. por el presunto asesinato de David Romo, quien fue visto por internos que estaban en el lugar y dicen que ahí desapareció. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO