Lunes, 23 Noviembre 2015 00:00 Información General

La transnacional tiene activos por más de $ 10 mil millones en territorio canadiense

Afectados por Chevron tienen 64 mil pruebas del daño ambiental

Los pasivos ambientales dejados por Texaco-Chevron persisten 40 años después en Sucumbíos y Orellana. Archivo / el telégrafo
Los pasivos ambientales dejados por Texaco-Chevron persisten 40 años después en Sucumbíos y Orellana. Archivo / el telégrafo

La transnacional tiene activos por más de $ 10 mil millones en territorio canadiense

Redacción Actualidad

Los documentos remitidos por la propia Chevron al juicio que se ventila en la Corte Federal del Distrito Sur de Nueva York, entablado en 2010 contra los 30 mil amazónicos afectados por la contaminación, así como las pruebas que constan en el proceso de arbitraje iniciado contra el Estado en 2009, servirían a los amazónicos ecuatorianos para probar la “mentira de la compañía y su testigo clave”, y tratar de ejecutar el cobro de la indemnización por $ 9.500 millones.

En esas “piezas procesales” constan, entre otras cosas, los pagos y beneficios que recibe el exjuez Alberto Guerra por ‘colaborar’ con su testimonio a favor de la petrolera.

Los pagos que recibiría el exjuez de la Corte de Sucumbíos, quien de mayo de 2003 a enero de 2004 estuvo a cargo del juicio impulsado por los afectados contra Chevron por daño ambiental, ya fueron expuestos ante la justicia estadounidense por los abogados de los afectados, pero no fueron tomados en cuenta por el juez Lewis Kaplan, de la Corte de Nueva York, quien al final falló a favor de la transnacional.

Allí consta que Guerra, quien desde hace 3 años vive en EE.UU., recibe de Chevron un sueldo; seguros de salud para él, su esposa y 3 hijos. La ‘ayuda’ para Guerra comprede pagos por: un abogado de EE.UU. para que tramite su asilo político (solo esto le cuesta $500 mil a la compañía); abogado para el juicio RICO; contador e impuestos; dinero de subsidio de vivienda y transporte; y en Ecuador pago de abogados para afrontar juicios que se ventilan en Lago Agrio, entre ellos por perjurio.

Copias certificadas de esos documentos serán presentadas por los abogados de los afectados ante la justicia canadiense, en donde la compañía tiene activos que superan los $10 mil millones.

Así lo indicó Steven Donziger, abogado estadounidense que representa a los indígenas ecuatorianos procesados dentro del Juicio RICO. Dijo a EL TELÉGRAFO que las mentiras de Guerra están más bien fortaleciendo la lucha de los afectados.

Destacó que disponen de más pruebas, entre ellas, más de 64 mil muestras científicas que demostrarían la culpabilidad de Chevron en 1.000 lugares de Sucumbíos y Orellana en donde hay contaminación en tierra y aguas en superficie y subterráneas.

Según Donziger, la transnacional sigue pagando a su testigo estrella (Guerra) un sueldo alto, estimado en $250 mil al año, pese a que él mismo admitió (ante la justicia estadounidense) que miente para favorecer a la compañía.

“Ese es el ejemplo de corrupción, de soborno y de falsificación de pruebas entre una compañía estadounidense y un mal ecuatoriano, para engañar a las cortes en EE.UU. y Canadá, para no cumplir con la sentencia de la justicia ecuatoriana. Pero ya no les funciona y más bien Guerra se ha convertido en un boomerang contra Chevron, se ha convertido en su peor pesadilla”, dijo.

Por eso, cree que la revelación sobre los sobornos y mentiras de Guerra publicados hace una semana por el portal estadounidense ‘CSR Wire’, está matando la esperanza de Chevron en su campaña por no cumplir con la sentencia.

Los ecuatorianos afectados y los abogados solo esperan el dictamen final de la justicia de Canadá: la homologación de la sentencia para embargar los activos de la empresa. “Ese será uno de los triunfos más importantes en derechos humanos en la historia del mundo. Los ojos del mundo están vigilando el caso, la gente de Ecuador inspira a víctimas de contaminación petrolera y crímenes ambientales”, sostuvo.

Y fue más allá al señalar que “algo así nunca pasaría en EE.UU., y si hubiera pasado, no habría estado descuidado por años. Chevron trata a Ecuador como una basura porque no limpia los tóxicos que dejó”. Si el Estado remedia los pasivos ambientales dejados por Texaco-Chevron se borraría la evidencia.

El presidente Rafael Correa, en una entrevista con periodistas de Lago Agrio (Sucumbíos), indicó el viernes pasado que los pasivos ambientales de la contaminación petrolera no aumentaron en Ecuador, sino que disminuyeron.

Aunque dijo que en su Gobierno han realizado tareas de limpieza de contaminación en la Amazonía ecuatoriana, no han podido limpiar todo lo causado por 40 años de mala explotación petrolera.

“Hemos renovado y regenerado mucho. No hemos podido limpiar todo, además por lo caro que resulta, pero en nuestro Gobierno no es que aumentaron los pasivos, sino que disminuyeron”, insistió.

Sobre la contaminación petrolera dejada por Chevron señaló: “Si nosotros remediamos esos pasivos, se borra la evidencia (del delito) y no lo podemos hacer porque el juicio todavía está en marcha”.

Con respecto a si el Gobierno continuará con la campaña denominada ‘La mano sucia de Chevron’, indicó que sí, pero en lo referente a la defensa del país, sin interferir en las acciones legales emprendidas entre Chevron y los privados (los 30 mil afectados de la comunidad amazónica), ya que son juicios entre particulares.

Añadió: “Queremos que ganen los indígenas, porque tienen la verdad y son evidentes la contaminación causada por Chevron y los abusos cometidos”.

Más bien recordó que antes interferían los gobiernos ecuatorianos en los juicios, pero a favor de la poderosa transnacional.

De allí que puntualizó: “Recuerden que Chevron llegaba hasta nuestros cuarteles militares, en donde tenía casas y nuestros soldados eran los choferes de los ejecutivos de esa compañía. Ese era el entreguismo, la traición a la Patria, la puñalada de los gobiernos de turno a nuestros hermanos amazónicos”. En cambio resaltó que en su Gobierno, Chevron no ha podido entrar ni al Palacio de Carondelet.

Explicó que las represalias de la empresa se ven reflejadas en acusar a su Gobierno de interferir en el juicio. Además, en entablar una demanda contra el Estado en La Haya. “Por eso es necesario defender al país, frente a una campaña de desprestigio a escala mundial. Tenemos que demostrarle al mundo que son inocultables los charcos de petróleo dejados por Chevron”. (I)

En 2014 ya se donaron 100 obras

Artistas plásticos donan 109 obras más para subasta

Un total de 109 obras donadas por destacados artistas plásticos ecuatorianos serán subastadas el 26 de noviembre en la Casa de la Cultura, en Quito.

Los fondos que se recaben servirán para que los afectados por Chevron continúen con las acciones internacionales de ejecución y cobro de la sentencia emitida por la justicia ecuatoriana, que asciende a $9.500 millones.

A decir de Humberto Piaguaje, líder de la Unión de Afectados por Texaco (UDAPT), la solidaridad de los artistas se hace presente en un momento importante de la lucha contra la petrolera, ya que luego de 22 años de litigio requieren de apoyo financiero para seguir las acciones que permitan a los 30 mil indígenas dos cosas: hacer justicia cobrando la sentencia y reparar la Amazonía. Añadió que en este proceso de conseguir apoyo se ha contado con el auspicio de Fundación Guayasamín, la Casa de la Cultura Benjamín Carrión, el artista Pablo Cardoso y el apoyo de más de 100 connotados pintores y escultores ecuatorianos que han donado sus obras.

Piaguaje invitó a personas e instituciones del Ecuador y del mundo a participar de la subasta y compra de obras, que se iniciará con la apertura de la muestra mañana 24, y concluirá el jueves 26 de noviembre, a las 19:00. (I)

Afectados centran esperanzas en 2016

"América Latina tiene que solidarizarse"

Para Steven Donziger, abogado estadounidense que representa a los amazónicos afectados por el daño ambiental dejado por Chevron, la estrategia de la compañía es seguir la batalla por siempre, ya que “calculan que es más barato pagar un ejército de abogados que cancelar la indemnización de $ 9.500 millones a gente de Ecuador, para que puedan remediar sus tierras y aguas contaminadas”.

Según lo dicho a la prensa por Morgan Crinklaw, portavoz de Chevron, los testimonios y pericias confirman que el juicio ecuatoriano contra Chevron fue escrito por Donziger y su equipo de abogados. Incluso, asegura que el Gobierno ecuatoriano es el responsable de realizar cualquier remediación.

Ante esto, Donziger, en entrevista con EL TELÉGRAFO, indicó que es una forma de racismo de Chevron contra Ecuador no pagar la sentencia, tomando en cuenta que la compañía siempre ha cumplido los fallos cuando han venido de las cortes de los Estados Unidos.

“Es colonialismo y racismo lo que refleja Chevron contra Ecuador. Creo que los gobiernos de la región tienen que bloquear a la compañía para que no pueda participar de actividades económicas en estos países hasta que cumpla la sentencia y respete las leyes donde opera”, agregó el abogado.

Consideró que, por ejemplo, Argentina y Venezuela deberían pedir la salida de Chevron de sus países hasta que cumpla con la sentencia emitida por la justicia ecuatoriana. “Toda América Latina tiene que solidarizarse con los indígenas y campesinos del norte de la Amazonía del Ecuador, para que no haya más afectados en la región en el futuro”, insistió.

Donziger adelantó que con documentos y pruebas explicarán a los jueces de los países en donde buscan la ejecución de la sentencia (Canadá, Brasil y Argentina), sobre las manipulaciones de Chevron, para que los magistrados paren los abusos.

Si logran ese objetivo en Canadá, el caso podría resolverse pronto y los afectados pasarían, por orden judicial, a tomar posesión de los activos de Chevron en ese país. Eso significaría que los indígenas serían los dueños de refinerías y campos petroleros, y que la venta de esos activos generaría divisas para una remediación ambiental real en Ecuador.

Al hacer un balance de lo logrado en el plano judicial en la lucha contra Chevron, Donziger señaló que 2015 fue un buen año para las comunidades indígenas afectadas, pero cree que 2016 será aún mejor, ya que se lograrán avances en Canadá y en los mismos EE.UU., en donde está la sede de la compañía y se ubican la mayoría de los accionistas. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense