Samborondón tiene, además de urbanizaciones, encanto turístico

- 23 de Septiembre de 2017 - 00:00
Las viviendas antiguas del poblado son conservadas, al igual que la limpieza en parques y avenidas.
Foto: William Orellana / El Telégrafo

En octubre el cantón celebra sus fiestas de independencia y de cantonización realizando cabalgatas y otras actividades.

Al cantón Samborondón se lo conoce por el desarrollo inmobiliario que ha tenido en las últimas décadas, pero esta zona guayasense encierra sitios ideales para el turismo.

En La Puntilla, parroquia urbana satélite, se encuentra uno de estos espacios: el Hipódromo Miguel Salem Dibo (ubicado en la av. Samborondón, km 1.5 y av. Esmeraldas), donde se realizan carreras los domingos desde las 14:00 hasta las 18:00. El Parque Histórico es una propuesta medioambiental educativa, recreativa y turística. Está recreado en la provincia de Guayaquil de 1763, según la apreciación de Luis Cadena Hurtado, quien pasó algunas horas recorriendo el sitio.  

El hombre dedicado a la Comunicación Social en Babahoyo, provincia de Los Ríos, destacó la organización del lugar, así como la accesibilidad que hay sobre todo para personas con discapacidades.

“Esta es la primera vez que llegamos a este sitio con mi familia, pero seguro no será la última que estemos aquí. Por ahora estamos encantados con todo lo que hay: infraestructura, comida, atención de los guías, clima, espacios de descanso y parqueos seguros”, menciona Cadena. 

El parque tiene ocho hectáreas y para la esposa del comunicador,  Leonor Burbano, el tema de vida silvestre se destaca no solo por la enseñanza y la conservación del medio ambiente sino por el cuidado a las especies de animales y vegetación.

“Es increíble ver a tantas aves y animales; algunas de estas solo las aprecié en libros. Este es un lugar en el que se puede disfrutar sanamente”, comentó la mujer, quien junto a sus dos hijos retornó a su natal Babahoyo.     

A pocos metros de la familia riosense, en la zona de Vida Silvestre, Guadalupe Macías, de 56 años de edad, admira la vegetación del lugar que funciona de miércoles a domingos, de 09:00 a 16:30, horario que se mantiene en feriados.

La mujer reside en el cantón Quevedo, provincia de Los Ríos, y había escuchado durante años sobre este espacio al que luego de su visita catalogó como santuario.

Guadalupe refiere que su esposo, Ike Macías, no encontraba la consulta médica que necesitaba para hacerse revisar uno de sus ojos. Ante esto y para no desperdiciar las tres horas de viaje que les tomó llegar a Guayaquil decidieron acudir al Parque aprovechando que un amigo en común conocía el camino.

“Disfrutar gratuitamente de este lugar causa admiración; la arquitectura guarda armonía con las especies; las edificaciones y la atención del personal del sitio dan la impresión de estar en otro país, en otro mundo, comenta Guadalupe.

Desde su llegada al Parque Histórico de Guayaquil, los esposos  pasaron 45 minutos y el encanto se apoderó de ellos, quienes antes de partir a la Terminal Terrestre de Guayaquil prometieron retornar, pero acompañados de sus cuatro “amores”: sus dos hijos y sus dos nietos.

En el mismo sitio, dando saltos de emoción, un pequeño llamado Adrián  apura a su madre Eliana Contreras, una venezolana que reside en el país desde hace cinco años y que asegura estar por pedir la nacionalidad ecuatoriana.

“Ecuador ha sido mi casa y quiero seguir aquí muchos años más; me siento identificada con la mayoría de las cosas y disfruto de este tipo de sitios que a más de ser educativo tiene un encanto especial”, afirma Eliana.

Este cantón, que posee 120 recintos y la parroquia rural Tarifa en una superficie de 252 kilómetros cuadrados, tiene otros atractivos, tales como el Teatro Sánchez Aguilar, que posee en su sala principal capacidad para 950 personas, y un espacio experimental llamado Zaruma, que da cabida a 150 espectadores.

La institución empezó sus actividades desde el año 2012 y atiende, dependiendo de las actuaciones, de 09:00 a 21:00.     

En este cantón la historia tiene un lugar preponderante y así lo entiende la UEES, entidad educativa privada que creó el museo de los gobernantes. Actualmente este lugar cuenta con objetos de expresidentes como Carlos Julio Arosemena Monroy, Gustavo Noboa, León Febres Cordero, Velasco Ibarra, Jaime Roldós Aguilera, Otto Arosemena y Carlos Julio Arosemena Tola.

Esta es solo una parte de la oferta turística que tiene Samborondón, que para el 10 y el 31 de octubre celebra la independencia y la cantonización, respectivamente, con cabalgatas y otras actividades. (I)