60 negocios cercanos a la U. de Guayaquil registran bajas ventas

- 19 de junio de 2017 - 00:00
La mayoría de los negocios afectados están ubicados entre las calles O’ Leary y Ricaurte.
Foto: Karly Torres / El Telégrafo

Propietarios y administradores de locales aseguran que desde que el Municipio instaló una reja en la avenida Delta, la clientela bajó entre el 60% y 80%.

La paciencia y los recursos económicos se agota para un grupo de comerciantes ubicados al frente del ingreso a la Universidad Estatal de Guayaquil, en la av. Delta, frente al ingreso que conduce a la Facultad de Ciencias Administrativas.

Desde que el Municipio de Guayaquil procedió a la instalación de una reja en el parterre de la vía hace tres meses -con el objetivo de guiar el tránsito peatonal y descongestionar el flujo vehicular- las ventas comenzaron a decaer a tal punto que algunos propietarios han considerado vender los locales que tienen antigüedad de hasta 20 años.

Manuel Salazar, quien administra una fotocopiadora desde hace 14 años, ha tenido que despedir a dos de sus cuatro empleados para intentar sostener su negocio. Desde la primera semana de instalación de la verja, las ventas cayeron en el 75%.

Una de las propuestas es la colocación de un paso peatonal que conecte el sector con la entrada a la Facultad de Administración, la que tiene una alta circulación de estudiantes. “Es la mejor solución que tenemos. No sé hasta cuánto podré durar, ya cuatro vecinos prefirieron cerrar sus locales”, dijo Salazar.

De los aproximadamente 100 negocios que existen en la av. Delta (entre librerías, bazares, fuentes de soda y centros de copiado), 60 estarían directamente afectados por la presencia de la reja, según comerciantes consultados.

Se estima que las ventas han bajado entre el 60% y 80% lo que hace que la situación sea insostenible, afirmó Víctor López, dueño de Print & Copy.

Los únicos sitios que han salido favorecidos con la disposición de la ATM son aquellos que están al pie del único paso peatonal creado a la altura de la calle Carabobo, cerca de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, donde existe señalética horizontal y presencia de agentes. Para López, los estudiantes buscan los locales más cercanos por comodidad. “No van a caminar 200 metros aunque fueran clientes fijos”.

Los efectos son más visibles en la plaza gastronómica ubicada hacia la calle Ricaurte donde la mitad de los locales permanecen cerrados.

Hace aproximadamente un mes, Andrés Roche, titular de la ATM, justificó la instalación de la reja como una medida para precautelar la seguridad de los estudiantes quienes tenían por costumbre cruzar en cualquier punto de la av. Delta. “(Los comerciantes) no pueden pretender que los jóvenes crucen por donde sea para llegar a los locales”.

Otro objetivo de la institución fue el direccionamiento del flujo vehicular. Sin embargo, hay conductores que afirman que muy poco ha cambiado en cuanto a los congestionamientos, especialmente, en el sentido sureste - noroeste de la av. Delta.

Por su parte, los estudiantes también criticaron la limitación para su circulación a una sola entrada. Mariana Quinde, de la Facultad de Odontología, observó que los estudios de la ATM no contemplaran que la mayoría de los jóvenes usan la salida de la Facultad de Ciencias Administrativas.

Se estima que la población de la Universidad de Guayaquil es de 80.000 personas. “No pueden pretender que una sola entrada abastezca para poder cruzar”.

Otra de las alternativas consideradas por el Cabildo es un nuevo espacio para los locales. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: