La hija de Cárdenas lucha contra la leucemia

- 13 de enero de 2018 - 00:00
El colombiano Sherman Cárdenas, de 28 años, llegó a Liga de Quito a mediados del año pasado, como refuerzo para la segunda etapa.
API

Liga de Quito lo respalda en la adversidad y extendió su permiso para que esté junto a su familia. Su ausencia de los entrenamientos es indefinida.

El jugador colombiano Sherman Cárdenas atraviesa una situación complicada a nivel familiar. A su hija de seis años le diagnosticaron leucemia y él junto a toda su familia se encuentran en Medellín para acompañar a la pequeña.

Ante la situación, su club actual, Liga de Quito, le ha brindado todas las facilidades. Él debía presentarse en esta semana a los trabajos de pretemporada, pero recibió un permiso para hacerlo en la siguiente.

Sin embargo, por la situación actual, su ausencia es indefinida. “No es un momento fácil para él. A la distancia, como institución, podemos ser solidarios y apoyarle en lo que necesite. Queremos que Sherman y su familia puedan salir de esta situación”, comentó el gerente deportivo Santiago Jácome.

En el club entienden que su actualidad futbolística pasó a segundo plano, ante los rumores que apuntan a que, por estar cerca de su hija, terminaría su contrato con los ‘albos’, firmado hasta junio de 2018.

Sin embargo, el tema no ha sido tocado por delicadeza ante la situación familiar del jugador. “La prioridad, evidentemente, es su familia. Los que somos padres, ante una cuestión así, quisiéramos ponernos en lugar de nuestros hijos. Lo menos que podemos hacer es darle tiempo, más adelante se tratará ese tema”, agregó Jácome.

El futbolista y su familia permanecen en Medellín, de donde es oriundo. En esa ciudad han visitado a los especialistas para recibir el diagnóstico y el tratamiento a seguir.

Cárdenas se ha caracterizado por ser un hombre muy familiar. Siempre que salió de su país, su esposa y sus dos hijos siempre estuvieron con él. Su cónyuge, Angélica Pico, es su mayor hincha y siempre asiste a los escenarios donde actúa el enganche, acompañada de sus pequeños.

En Brasil, cuando jugó en el Vitoria en 2016 o en el Atlético Mineiro en 2015, los Cárdenas-Pico siempre estuvieron juntos. Por esa razón es habitual que en las redes sociales de ambos publiquen fotografías de los cuatro, ya sea en una playa brasileña o, más recientemente, en el monumento de la Mitad del Mundo, en Quito.

El entrenador Pablo Repetto también está al tanto de la situación y quiere contar con el colombiano. En el peor de los casos, si Cárdenas abandona el plantel, analizará un sustituto.

Sin embargo, al igual que Jácome, a Repetto le preocupa la realidad de su familia y la salud de la hija del habilidoso volante. Mientras tanto, no se habla de un posible reemplazante.

Los futbolistas también están pendientes de Cárdenas, sobre todo con quienes tuvo mayor cercanía: el argentino Hernán Barcos, el brasileño Lucas de Lima y el uruguayo Horacio Salaberry. Las familias de los cuatro extranjeros se llevaron bien durante la estancia de todos en la temporada pasada.

Los números de Cárdenas
El volante fue titular en nueve partidos del campeonato ecuatoriano, mientras que en ocho entró al cambio. En total disputó 1.035 minutos, en los  que anotó dos goles y brindó seis asistencias a sus compañeros.

El tanto más recordado fue uno de tiro libre que le anotó a Independiente del Valle. La precisión de su disparo es una de sus principales características.

El futbolista ofensivo jugó 21 partidos el año pasado, desde que llegó a la mitad de la temporada, entre campeonato nacional y la Copa Sudamericana. En el torneo internacional, los ‘albos’ llegaron hasta los octavos de final, donde fueron eliminados por Fluminense de Brasil.

El entrenador uruguayo aseguró que Cárdenas o José Francisco Cevallos serán los elegidos para jugar en la posición de enganche, detrás de Hernán Barcos. (I) et

Barcos y Chalá ya firmaron sus contratos
Liga de Quito oficializó ayer la renovación de dos futbolistas que actuaron en la temporada pasada. A pesar de que la noticia ya era oficial, ayer Aníbal Chalá y Hernán Barcos estuvieron en las oficinas del club y firmaron sus respectivas renovaciones.

En el caso del lateral zurdo estará cedido por un año más desde el FC Dallas de la MLS. El conjunto estadounidense lo quería de vuelta y puso trabas para prestarlo nuevamente.

Sin embargo, más pesó el deseo del jugador de continuar en el equipo ‘albo’ y así se pudo arreglar la continuidad.

Mientras que Barcos también lo hizo y aclaró la situación del acuerdo, sobre todo de la cláusula de rescisión. “Soy jugador libre, Liga no paga una transferencia. Se puso una cláusula de rescisión que si llega algo importante, tanto yo como el club podamos decidir. Si me quisiera ir en junio, no vengo hoy. Tengo un año de contrato; no pienso en seis meses”, aseguró el ‘Pirata’.

Al argentino le llegaron ofertas del fútbol colombiano, brasileño, árabe y turco pero, según contó, priorizó lo futbolístico por encima del bolsillo.

“Agradezco a todos los clubes que estaban interesados, pero yo le había dado mi palabra a Liga. De mi parte siempre estuvieron las ganas de venir. Las ofertas que tuve fueron superiores, pero me quería quedar. Me hace venir al club la gente que me dio todo su cariño durante todo el año pasado, los dirigentes y el cuerpo técnico. Antes de irme ya había tomado la decisión de volver”, aseveró el atacante el jueves pasado, cuando llegó a Quito.

El conjunto quiteño aún no cierra la plantilla, pues han salido más jugadores de los que se han incorporado. Al menos 11 futbolistas terminaron sus contratos o fueron contratados por otros clubes.

Por ahora Liga de Quito tiene cinco fichajes: el portero argentino Adrián Gabbarini y los jugadores ecuatorianos Ánderson Ordóñez, Jefferson Orejuela, Franklin Guerra y Jonathan Borja.

El equipo pretende contratar a un lateral derecho, tras la salida de Jonathan González. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: