Punto de vista

La inteligencia artificial

- 25 de abril de 2017 - 00:00

Desde el comienzo de los tiempos, el ser humano ha sido la única especie con inteligencia capaz de discernir entre el bien y el mal y, por lo tanto, poseedora del llamado libre albedrío. Este principio ha constituido el fundamento de todas las religiones y creencias humanas. Hoy, sin embargo, la llamada AI, o inteligencia artificial, presenta una realidad distinta que pone de cabeza a todos los conceptos hasta ahora sustentados como realidades incuestionables.

En la Cumbre Mundial de Gobernabilidad, realizada recientemente en Dubái, en la que participaron cientos de científicos, pensadores y altos funcionarios de 138 países, Elon Musk fue presentado como la personalidad más destacada en el tema de los desafíos que plantea la inteligencia artificial. Según su interlocutor en el evento, el Ministro del Futuro de los Emiratos Árabes Unidos, Musk es el sucesor de Einstein, de Henry Ford y de los hermanos Wright.

Para Musk, el mayor riesgo -y a la vez oportunidad- que enfrenta la humanidad es el nacimiento de una inteligencia no humana y que será infinitamente superior a la de todos nosotros. Deep Learning -traducido como Enseñanza Profunda- es aquella que permite a las máquinas aprender de otras máquinas sin necesidad de la participación humana. De esta forma están diseñando algoritmos que están ya modelando nuestra realidad.

Una tercera parte de la fuerza laboral del planeta estará desempleada en las próximas dos décadas, manifestó Musk. Los robots serán mucho más eficientes que los humanos, y a un costo ínfimo en relación a los salarios para humanos. Uno de los más claros ejemplos son los vehículos autónomos, es decir, los que no requieren de conductores humanos. Este escenario ha llevado a varios países a considerar la posibilidad de que se establezca un pequeño salario, llamado renta básica universal, para que puedan sobrevivir sin trabajar los miles de millones de futuros desempleados.

En el campo teológico se ha comenzado a debatir si la inteligencia artificial entrará al área de la conciencia. Cada vez más, aunque parezca ciencia ficción, se comienza a debatir sobre la relación que se establecería entre las religiones y una no muy lejana ‘conciencia artificial’.

Según Steve Wozniak, uno de los creadores de Apple, los humanos nos vamos a convertir en mascotas de los robots; seremos simples ‘conejos de casa’, es decir, seres inferiores a una nueva generación de inteligencia no humana, a quienes nos alimenten y permitan vivir sin tomar decisiones. Estamos todavía a tiempo para que el desarrollo de esa inteligencia artificial no se nos caiga de las manos y de las mentes. Este es el gran interrogante de nuestro tiempo. Es responsabilidad de todos conocer la situación y participar activamente en el camino hacia una nueva civilización que finalmente justifique nuestro nombre de verdaderos seres humanos. Estos son temas vitales, fundamentales, en el mundo actual; no es un tema de futuro, es un tema del aquí y del ahora. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:

Valora este artículo

(0 votos)