Un ataque a la paz que no debe afectar la voluntad de las partes

- 19 de Junio de 2017 - 00:00

El camino hacia la paz que transita Colombia ha resultado más difícil de lo que imaginaba su gobierno. Primero fue la radical oposición de la extrema derecha, que sobre la base de la desinformación, logró la victoria del ‘No’ en el referendo del año pasado.

Ahora un cobarde atentado en un centro comercial de Bogotá sacude a los colombianos, en momentos en que las FARC están por terminar el proceso de desarme.

La paz no llegará de un día a otro, ni tampoco la guerra que ha vivido el vecino país durante 50 años se centra únicamente en el campo. Así ha quedado demostrado este sábado, pero eso no debe mermar de ninguna forma la voluntad del gobierno y de la guerrilla de acallar los fusiles.

Quito se ha solidarizado con las víctimas y ha reafirmado su apoyo al acuerdo. No hay Estado más beneficiado con la paz en Colombia que Ecuador. Ojalá las investigaciones den rápidamente con los responsables de poner en riesgo un proceso tan importante. (O)