La muestra se extenderá hasta enero de 2015

Tomás Ochoa reescribe la historia a través del arte

- 23 de diciembre de 2014 - 00:00
Para la serie que se expone en Arte Actual de Flacso, el artista seleccionó algunas imágenes del pasado y las trasladó a otro medio.

La muestra se extenderá hasta enero de 2015

Hay un hilo que atraviesa toda la obra de Tomás Ochoa (Cuenca, 1965), y es la capacidad de revisar la historia desde múltiples aristas.

Pólvora, pintura o vidrio, todo es válido para este artista que no se limita a crear usando un único lenguaje. Por ello, Espejos con Memoria, la exposición más reciente que presenta el Arte Actual de la Flacso muestra, a través de cinco series distintas, gran parte de su trabajo por más de 25 años.

Según el artista, el título de la instalación es una figura poética que tomó prestada de la literatura.

“Algunos escritores aficionados a la magia postulan la existencia de espejos memoriosos que guardan las imágenes de objetos, personas y acontecimientos aun en ausencia de los mismos”, explica Ochoa.

A esto añade que dicha figura poética le da pie para crear -ya a nivel de teoría del arte- como la posibilidad de que este sea una especie de guardián de la memoria, pero sobre todo de la historiografía, es decir, de la manera como fue escrita la historia, porque lo que me interesa, fundamentalmente, es desmontar las estrategias de representación que ha tenido el poder  a lo largo de la historia para producir subalternidad, control, exclusión y racismo”.

De esta manera, destacan series como Fractales, El Punctum, Ruinas del futuro,  Indios Medievales y Libres de toda Mala Raza; esta última, sin duda, una de sus más logradas obras.

El título es una cita textual que procede de uno de los manuales escolares con los que se enseñaba Historia en Antioquia en la década del 60.

“Para esta serie escogí algunas imágenes del pasado y las trasladé a otro medio. Sustituí el grano fotográfico por granos de pólvora para luego quemarlas. Esa quema simbólica -usando además un material tan simbólico que implica violencia- hace que las imágenes no se destruyan ni desaparezcan sino que, por el  contrario, se repotencien, se resignifiquen, adquiriendo otros sentidos bajo la mirada contemporánea”.

Con esta premisa, gran parte de la obra de Ochoa está ligada al tiempo, los procesos de la naturaleza y la idea subyacente de la ruina.   

“Me interesa referirme a espejos porque son imágenes que nos reflejan, más que a nivel individual, a nivel social; ecos de un pasado que sigue latente. Esta es mi relectura de la historia, ya el espectador sabrá otorgarle su propio significado”.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: