Viernes, 21 Abril 2017 00:00 Cultura

Los intrépidos Garabato y Sapo salvarán el agua

Garabato y su amigo Sapo viven en el Jardín de la Fantasía, sitio que se ve amenazado por la bruja.
Garabato y su amigo Sapo viven en el Jardín de la Fantasía, sitio que se ve amenazado por la bruja. Foto: cortesía de Luna Sol
Redacción Cultura

 El colectivo de teatro Luna Sol presentará este y el siguiente fin de semana la obra Garabato hace un trato, salva al agua y salva al sapo, en la sala Demetrio Aguilera Malta, de la Casa de la Cultura (CCE).

La puesta en escena cuenta la historia de Garabato y su mejor amigo, el Sapo, que se ve amenazado por una bruja que contamina el Jardín de la Fantasía, hogar de los personajes.

 Frente a este fatídico suceso, el Sapo le cuenta a su amiga Garabato que tiene que abandonar su hogar, por lo que la niña hará todo por evitar que su compañero de aventuras se mude a otro jardín. La astucia de Garabato es fundamental en la historia, puesto que engaña a la bruja, quien es la responsable de dañar el medio ambiente.

América Paz y Miño, directora de la obra, comentó que esta historia pretende dejar una enseñanza a los niños y adultos acerca del cuidado de la naturaleza, sobre todo del principal líquido para la vida. 

La actriz, quien también dirige el colectivo desde hace 20 años, mencionó que el conflicto entre Garabato y la bruja no representa una lucha entre el héroe y el villano, sino es un juego de astucia.

“La  bruja es una réplica del adulto egoísta, que no le interesa la vida de los demás. No es mala, pero sí un poco boba, y de esa condición se aprovecha Garabato para salvar el jardín”, reflexiona América.

Los personajes de esta obra, que  dura aproximadamente 1 hora, interactúan con el público todo el tiempo. Además, la improvisación es un elemento clave en esta dinámica, algo muy característico de Luna Sol.

Solange Cuvi representará a Garabato por primera vez en esta temporada. Para la joven actriz este personaje representa un ícono, puesto que Garabato es una niña que rompe estereotipos sociales. “Ella ayuda a la gente, es valiente e inteligente. Es una niña que sabe lo que pasa con el medio ambiente de su país, analiza situaciones para salvar el agua y al señor sapito”.

 La obra tiene más de 20 años y, en 2007,  el Museo del Agua Yaku le otorgó el premio a la mejor muestra escénica sobre conservación y protección del agua. Desde entonces Garabato, el Sapo y la bruja se han presentado en todas las salas de teatro del país.  Ahora es parte de la programación ‘Guambras vamos al teatro’, que impulsa la CCE, de la mano de Eduardo Flores. El proyecto presenta las obras de teatro de grupos independientes. (I)

ENLACE CORTO

Cultura

Google Adsense

 

Promo-galeria