Competitividad

- 09 de febrero de 2018 - 00:00

Cuando hablamos de competitividad nos referimos a competir en los mercados globales, exportando productos o servicios y haciéndolo de manera sostenible e incremental. Afirmar que es una buena noticia para Ecuador la depreciación del dólar es una visión simplista de la competitividad, ya que no considera la segunda parte de la ecuación. El Índice de Competitividad Global (ICG) muestra la posición comparativa de los países utilizando una misma medida de referencia. El Foro Económico Mundial ha medido el ICG de la mayoría de las economías desde 1979. En la última medición del ICG Ecuador ocupó el puesto 97 de 137 y Panamá el puesto 50. ¿Significa que somos menos competitivos que Panamá? No necesariamente.  

Lo que mide el ICG son las condiciones favorables (o desfavorables) para competir globalmente, tales como la calidad de las instituciones, la infraestructura, el ambiente macroeconómico, la salud, la educación, entre otros factores. El ICG no mide la participación en las exportaciones mundiales. El tipo de cambio actual del dólar frente a otras divisas puede ser más favorable para exportar, pero esa coyuntura no incrementa la competitividad. Con un tipo de cambio real más alto, Ecuador logró el año pasado un incremento de su producción nacional, el crecimiento de la demanda interna de bienes sustitutos de importaciones, y aumentó su oferta exportable.

Según el Observatorio de Complejidad Económica del MIT Media Lab, Ecuador es la 55º economía de mayor exportación en el mundo y exporta 77 productos con ventaja comparativa revelada, lo que significa que su participación en las exportaciones mundiales de estos productos es mayor de lo que se esperaría, dado el tamaño de su economía y el tamaño del mercado global para estos productos. Panamá, una economía dolarizada como la nuestra, ocupa el puesto 50 en el ICG, sin embargo, es la 68º mayor economía de exportación. Dicho de otra manera, Ecuador, aun teniendo condiciones menos favorables que Panamá para competir globalmente, su sector productivo exportador es más competitivo.  

Ambos índices, el del Foro Económico Mundial y el del Observatorio de Complejidad Económica deben considerarse a la hora de hacer la política económica. Las economías más competitivas son aquellas que colocan sus productos o servicios en el exterior de manera sostenible e incremental y no las que tienen tipos de cambio más favorables. Si esto último fuera cierto, Venezuela lideraría el ranking de la competitividad mundial. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: