Sábado, 07 Octubre 2017 00:00 Columnistas

El Nobel y los ciclos vitales

César Paz-y-Miño

Siempre ha inquietado a los científicos explicar por qué, de qué manera se regulan o producen los ciclos circadianos (CC) y cómo influyen en actividades diarias de seres vivos. Los CC son adaptaciones naturales a los cambios normales de la luz y de la oscuridad, las estaciones, la geografía. También son adaptaciones artificiales, como por ejemplo a trabajos nocturnos, o las que se hacen en la producción de huevos, cuando se somete a las gallinas a períodos más cortos de luz y oscuridad (no de 12 horas sino de 6). Justamente, la explicación molecular y genética de estos ciclos ha merecido este año el Nobel en Fisiología/Medicina.

Los CC van más lejos de la adaptación al día y la noche; incluyen la producción de hormonas, apetito, sueño, producción de glucosa, temperatura corporal y todo cuanto obedezca a periodicidad, lo cual se relaciona con procesos funcionales comandados por genes. De hecho, mutaciones de genes producen cambios dramáticos en el comportamiento de los seres vivos. Descubiertos los genes responsables de muchos de los ciclos que tienen los organismos, se logró, mediante técnicas de ingeniería genética, bloquear o mutar esos genes y comprobar sus acciones. Se demostró que, en efecto, los genes controlan los CC. La eclosión de pupas de moscas, por ejemplo, cambia de 19 a 28 horas al manipular los genes que la controlan; o el rendimiento deportivo natural varía según el CC, decrece del 1 al 26%, conforme a la hora de practicar un deporte.

Las alteraciones del CC, por manipulación o por actividades que lo desregulan, podrían influir en el desarrollo de diabetes, hipoglicemias, alteraciones tiroideas o de suprarrenales, cambios en el sistema nervioso central y trastornos bipolares, depresiones, alteraciones de memoria, estados de alerta o cansancio, hipertensión, metabolismo, entre otros.

La interrelación genes-ambiente se evidencia en el CC; así, el crecimiento celular más o menos acelerado, el origen del cáncer o el crecimiento individual tienen relación con el CC. Como en muchas actividades biológicas, el CC está controlado por mecanismos de producción, bloqueo o degradación de proteínas, a su vez producidas por genes. Pero lo interesante del proceso es que la demanda de mayor o menor producción de dichas proteínas tiene que ver precisamente con las horas del día y de la noche, con la luminosidad y la oscuridad, la gravedad, la altura, el medio.

De alguna manera, en el CC el ambiente externo y la naturaleza nos recuerdan que somos producto de la evolución de la materia y somos parte de su dinámica. (O)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense