Martes, 24 Enero 2017 00:00 Tecnología

Samsung se disculpa por las fallas en su Galaxy Note 7

Una fotografía tomada en septiembre muestra a un empleado surcoreano devolviendo un Galaxy Note 7
Una fotografía tomada en septiembre muestra a un empleado surcoreano devolviendo un Galaxy Note 7 Foto: AFP

Una investigación independiente localizó el error en el diseño de las baterías. La empresa asumió la responsabilidad y no demandará al fabricante de las pilas.

AFP

Samsung, el mayor fabricante de teléfonos del mundo, atribuyó a problemas en las baterías los fallos del Galaxy Note 7, retirado del mercado después de que los dispositivos se incendiaron. Fue un escándalo que lastró la imagen de la empresa y le costó millones en pérdidas.

La investigación interna y otra independiente “concluyeron que las baterías fueron la causa de los incidentes del Note 7”. Samsung Electronics retiró a principios de septiembre 2,5 millones de aparatos de diez mercados cuando surgieron las quejas de que las baterías de litio explotaban durante la recarga.

Luego tuvo que extender la medida y suspender la producción cuando aparecieron nuevos informes sobre los teléfonos de reemplazo, los cuales también se incendiaban.

El aparato que estaba concebido para competir con el iPhone de Apple terminó costándole a Samsung miles de millones de dólares en pérdidas, además de daños en su imagen de marca. Aún no está clara la cantidad de pérdidas debido a que los daños todavía no terminan.

Samsung admitió que fue la empresa la que especificó las características que debían cumplir las baterías. “Nosotros asumimos las responsabilidades por los fallos a la hora de identificar y verificar los problemas originados en el diseño y la manufactura de las baterías”.

“Queremos disculparnos sinceramente por las molestias y las preocupaciones que hemos causado a nuestros consumidores”, dijo a la prensa en Seúl, Koh Dong-Jin, director de la unidad de móviles.

Samsung Electronics es la unidad más grande del conglomerado Samsung, el grupo industrial más importante de Corea del Sur, que tiene ingresos que representan casi un quinto del PIB del país.

Cuando comenzó el escándalo de los dispositivos que explotaban, la empresa llamó a revisión a 2,5 millones de aparatos y responsabilizó del fallo a las baterías, que las fabricaba un proveedor, que se cree que era la filial Samsung SDI.

Los teléfonos de reemplazo fueron dotados de una batería elaborada por la firma china ATL, los cuales también presentaron fallas y se incendiaron, obligando a la empresa a retirarlos definitivamente y a suspender su fabricación.

No habrá acciones legales

Desde entonces, la empresa intenta recuperar su reputación, con una campaña de prensa en la que ha reiterado sus disculpas en insertos publicados en los diarios estadounidenses más importantes como el The Wall Street Journal, The New York Times y The Washington Post.

En ese mercado, la empresa había vendido 1,9 millones de aparatos y el escándalo casi llegó a la estratosfera, después de que las autoridades aéreas estadounidenses prohibieran abordar aviones a pasajeros portando el Galaxy Note 7.

Koh rechazó la posibilidad de demandar a los fabricantes.

“En cualquier pieza que usemos, la responsabilidad final recae en nosotros por fallar a la hora de verificar su seguridad y su calidad”, dijo. “En este momento, no creo que sea adecuado seguir acciones legales”, agregó.

Ahora los analistas esperan que los teléfonos chinos, cuya producción está en auge, tengan posibilidades de desplazar a Samsung. (I)

Datos

Para la investigación la empresa contrató a 700 expertos e ingenieros, comparando cerca de 200.000 teléfonos y más de 30.000 baterías. En el informe publicado ayer la empresa no identificó al fabricante de las baterías.

Según la firma independiente Exponent, que participó en la investigación, una de las pilas, identificada como Batería A presentaba un problema de diseño que ponía presión en el borde derecho de la misma. En tanto, la Batería B tenía un defecto de las soldaduras internas.

El grupo surcoreano retiró a principios de septiembre al menos 2,5 millones de ejemplares de Galaxy Note 7 de diez mercados cuando surgieron las quejas de que las baterías de litio explotaban durante la recarga. Después detuvo la producción de aparatos.

ENLACE CORTO