EyesClip, el nuevo compañero de los invidentes al caminar

- 10 de Septiembre de 2017 - 00:00
La robótica y la electrónica se fusionan para crear un dispositivo que alerta al invidente la presencia de obstáculos.
Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

El dispositivo tecnológico pequeño, versátil y de fácil uso, ayuda a la persona con discapacidad visual a moverse con libertad.

Los emprendedores que salieron a la luz pública en diciembre del año pasado, al ganar la tercera edición del concurso ‘Una idea para cambiar la historia’, organizado por la cadena internacional History Channel, sacan a la venta su invento EyesClip.

El pequeño dispositivo tecnológico que ayuda a las personas con discapacidad visual a movilizarse con libertad y seguridad forma parte de su proyecto, hoy marca, HandEyes.

Se trata de un pequeño aparato que va anclado a la ropa, ubicado sobre su cintura, el cual detecta los obstáculos que se encuentran frente a la persona con discapacidad visual.

El aparato, que mide cerca de 45 milímetros y pesa alrededor de 40 gramos, emite un sonido y una vibración que a medida que el usuario se acerca a un obstáculo son más intensos y alertan de que está a punto de chocarse.

Según Carlos Canuacán, uno de los creadores, para elaborar el dispositivo trabajaron de cerca con personas invidentes para conocer sus necesidades. Observaron -explica- que al caminar se chocaban con ramas de árboles o letreros, pues el bastón solo detecta obstáculos ubicados en la parte inferior del cuerpo, desde la cadera hasta los pies.

El dispositivo, que utiliza tecnología ultrasónica, tiene un sensor que detecta obstáculos, envía una señal a un chip, el cual a su vez manda señales a un motor que gira y vibra y a un pequeño parlante que emite un sonido.

Funciona con batería recargable, dura ocho horas de uso continuo y requiere cuidados básicos, como no golpearlo, ni mojarlo.

Fabricio Reyes, también creador, asegura que además de mejorar la calidad de vida de las personas invidentes, el equipo de trabajo de HandEyes, que hoy lo integran 15 personas, busca que la sociedad en general  concientice sobre la realidad de las personas con esta discapacidad.

Según Reyes, cuando se activa la alarma del dispositivo, la gente que está alrededor se hace a un lado y deja el camino libre a la persona invidente.

“Lo único que tenían las personas con discapacidad visual era un bastón y un lector de billetes de dólares. Así apareció el proyecto, juntar nuestros conocimientos para ayuda social”, comenta Canuacán.

El dispositivo que los emprendedores lo mejoran desde  2015, hoy (septiembre) se lo puede comprar en el portal web handeyes.org a $ 150, posteriormente su valor será de $ 200.

Según Canuacán, trabajarán para disminuir al máximo los costos y también el precio del dispositivo, pues -dice- son conscientes de que el 90% de las personas con discapacidad visual está concentrado en sectores vulnerables.

Kevin Freire, invidente, se mostró feliz con el dispositivo, pues, dice, los golpes contra ramas son “pan de cada día”. (I)