Sábado, 20 Mayo 2017 00:00 Economía

El país tuvo un ahorro de $ 670 millones en el sector en 2016

En Chorrillos está la subestación más moderna

La subestación significó una inversión de $ 80 millones y permite la regulación de voltaje.
La subestación significó una inversión de $ 80 millones y permite la regulación de voltaje. Foto: William Orellana / EL TELÉGRAFO

El Gobierno ya tiene diseñada la agenda eléctrica hasta 2040. Esto incluye una hidroeléctrica que genere 3.600 kV.

Redacción Economía

La subestación eléctrica Chorrillos asegura la provisión de energía sin variaciones de voltaje y contribuye al crecimiento económico y productivo del país, en especial de las provincias de Guayas, Los Ríos y El Oro.

La obra significó una inversión de $ 80 millones. Recibe la energía que generan las hidroeléctricas como Coca Codo Sinclair y Sopladora y forma parte del Sistema de Transmisión: El Inga-Tisaleo-Chorrillos de 500 kV (kilovoltios). Reduce los costos operativos y la contaminación generada por el CO2, (anhidrido carbónico) porque baja la entrega de energía termoeléctrica en Guayaquil.

El vicepresidente Jorge Glas inauguró ayer oficialmente la obra en compañía del ministro coordinador de Sectores Estratégicos, Augusto Espín; de Electricidad, Medardo Cadena, entre otros.

La subestación es la más grande que se ha construido en el país. Cadena agradeció al presidente Rafael Correa por el trabajo y la entrega en los 10 años de Gobierno, cuyos logros se reflejan en el cambio de la matriz energética.

Glas detalló que antes en el país no se hablaba de sectores estratégicos y criticó que los medios de comunicación busquen párrafos escondidos de un informe de Contraloría y no lean el documento completo, por lo que pedirá rectificación también en primera plana.

Detalló que en los gobiernos anteriores guardaron el proyecto Coca Codo Sinclair por 25 años. “Si antes hubiésemos construido la hidroeléctrica no tendríamos ni deuda externa”. Enfatizó en el cambio que se ha generado en el país y en los ciudadanos, por ello criticó que en Guayaquil, una de las ciudades más grandes y más pobladas del país, aún se hable de obras en aceras y bordillos, cuando el tema debería ser la producción, cambiar a ciudades inteligentes y modernas.

Se dirigió a los técnicos, les recalcó lo importante de las decisiones políticas. “Todo depende de si se gobierna para la gente o para las barcazas, o para la importación de energía eléctrica. Si gobiernan para Ecuador, con la generación de empleo y las mejores carreteras de América Latina o para acostumbrarnos que cada 30 años construyan un hospital”.

En 2016 el país ahorró $ 670 millones en el sector eléctrico, de los cuales 40 se generaron por la exportación de electricidad a Colombia.

La despedida de una década

El vicepresidente de la República dio a entender que cambiará de funciones en los próximos 4 años. Desde que llegó Rafael Correa al Gobierno ha estado ligado a los sectores estratégicos. “Ya no soy tan útil en los sectores estratégicos, porque todo está fluyendo. Creo que seré de más utilidad junto al agricultor”.

Con el discurso de despedida agradeció a quienes lo acompañaron. Recordó también que cuando llegó al Gobierno no se permitía la inversión en el sector eléctrico, la banda ancha llegaba a 0,7% del país y la fibra óptica solo atendía Guayaquil, Quito y Cuenca; en las escuelas públicas ni se pensaba en tener internet y tampoco estaba previsto en el futuro. “Todo eso cambió y estoy muy orgulloso de lo que juntos hemos logrado”, dijo y acotó que aunque no lidere estará siempre para cuando lo necesiten.

Una tarea que ya ha sido confirmada es que se encargará del Comité de Reconstrucción. Entre lo planificado recalcó que hasta el 24 de mayo estarán cerrados los albergues en Muisne y Catamayo, y que todas las familias estarán en sus viviendas propias o en casas de familias de acogida. (I)

---------------------

1.157 personas reciben créditos para negocios

Viviana Cortez tiene 25 años y es el sustento de sus 3 hijos. Ella fue una de las beneficiarias del crédito del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), que equivale a lo que recibiría una persona en 2 años. Con este impulso de $ 1.200 las personas pueden emprender un negocio y salir de la extrema pobreza.

Mary Bone y su esposo son una muestra del éxito de la iniciativa. Hace dos años ella recibió el crédito y ahora tiene un local en Durán, en donde vende hamacas, sombreros, cuadros y artesanías de otros emprendedores.

El crédito que se entrega en la Zona 8, Guayaquil, Samborondón y Durán, beneficia en esta oportunidad a 1.157 emprendedores. Esto significa un desembolso de más de $ 1,3 millones.

En este sector hasta ahora alrededor de 100.000 personas reciben el bono de desarrollo humano.

El coordinador zonal, Jorge García, detalló que son 49.000 adultos mayores, 24.000 discapacitados y 26.000 jefes de familia en extrema pobreza.

La titular del MIES, Lídice Larrea, se despidió de los ciudadanos en este evento, que sería uno de los últimos antes de dejar su cargo. La funcionaria resaltó el valor de la mujer en la sociedad. (I)

ENLACE CORTO

Ultimas noticias

Últimas noticias

Google Adsense