El FMI mejoró estimación de crecimiento de Ecuador

- 11 de octubre de 2017 - 00:00

La proyección del organismo es de 1,4 puntos más que lo estimado en su último informe de abril de este año.

La economía ecuatoriana tendrá un crecimiento de 0,2% en 2017 y para el siguiente año se espera que esta tasa alcance el 0,6%, según las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) presentadas  ayer en Washington, dentro del informe Perspectivas Económicas Mundiales, Octubre 2017.

Los datos reflejan una mejora en la proyección frente a la previsión realizada en abril, cuando el organismo internacional preveía que el Ecuador decreciera en 1,6% en 2017 y en 0,3% en 2018.

La estimación del organismo internacional se aproxima más a la del Banco Central del Ecuador (BCE) que predice que el Producto Interno Bruto de este año crecerá el 0,7% en relación a 2016. 

El economista Víctor Hugo Villacrés considera que el incremento reportado por el FMI es positivo y que, aunque sea pequeño, refleja una tendencia de crecimiento.

Aclaró además que para hacer este tipo de proyecciones, el FMI no utiliza datos actualizados y aseguró que el informe del organismo internacional no refleja la situación real de crecimiento de la economía ecuatoriana.

Con este mismo criterio coincide el economista Pablo Dávalos, quien destacó que los datos muestran que Ecuador está saliendo de la recesión económica y que estaría en un proceso de recuperación. “Tal y como están las cifras es muy probable que Ecuador tenga una mayor progresión y podríamos terminar el año con un crecimiento  de entre el 1,5 y el 2%”, aseguró.

Otras señales de recuperación ya  reportó el BCE hace pocas semanas cuando manifestó que en el segundo trimestre de 2017 el PIB del país creció 3,3% en relación al mismo periodo de 2016 y fue el tercero en crecimiento consecutivo.

Para el analista económico y presidente del Colegio de Economistas de Pichincha, Víctor Hugo Albán, las cifras del FMI indican que “hay una mejora pero muy lenta. En el 2018, como va a ser un año político, también habrá un crecimiento muy pequeño”. De acuerdo al FMI, Colombia y Perú crecerán 2,7% y 1,7% respectivamente.

Villacrés explicó que estos países vecinos no enfrentaron una recesión tan pronunciada como la de Ecuador. “Nosotros tuvimos que enfrentar el desplome de los precios internacionales del petróleo y el terremoto que afectó las provincias de Esmeraldas y Manabí”.

Según el BCE, el terremoto del 16 de abril de 2016, sumado a la caída del precio del petróleo, la apreciación del dólar y contingentes legales, generaron el año pasado una contracción de -1,5% en el PIB.

Una mirada a la región y al mundo

La estimación de crecimiento del gobierno de Pedro Pablo Kuczynski es más optimista que la del FMI.

Según el Gobierno peruano, ese país crecerá el 4% en 2017, un año marcado por los daños causados por las inundaciones del fenómeno de El Niño que asolaron el país a principios de año, y por el escándalo de corrupción de Odebrecht, que paralizó la inversión y la obra pública.

En Colombia, en cambio, en enero la proyección del FMI para este año se ubicaba en 2,5%, pero desde entonces el FMI ha reducido las estimaciones hasta ubicarlas en el 1,7%. 

Según el informe del organismo, dicha revisión a la baja se presenta debido a que Colombia está “en medio de un ajuste continuo debido a menores ingresos”.

En el contexto general de América Latina, las previsiones del FMI establecen un crecimiento de 1,2% para 2017 y de 1,9% en 2018, tras una caída del 1% que se registró en 2016.

El mayor crecimiento en la región  lo tendrían Bolivia (4,2%), Paraguay (3,9%) y Uruguay (3,5%), mientras que en cifras negativas estaría Venezuela (-12%).

Las proyecciones de la economía mundial del FMI son optimistas pues, según su informe, presentará hasta 2017 una tasa de crecimiento de 3,6% y, en 2018, 3,7%.

El pronóstico para las economías avanzadas en el siguiente año no ha cambiado, y la disminución del crecimiento proyectado para Estados Unidos compensará la intensificación del crecimiento proyectado para la zona del euro.

El informe se dio a conocer en el marco de la asamblea anual conjunta entre el FMI y el Banco Mundial, que reúne en Washington a los ministros de Economía y banqueros centrales de los 189 países miembros del organismo. (I)  

Datos

Según las proyecciones del organismo internacional, la economía del país crecerá al 0,6% en 2018. Analistas consideran que el crecimiento puede ser aún mayor. 

A escala global, el escenario optimista planteado por el FMI muestra la consolidación de la economía con una subida de las previsiones de crecimiento a 3,6% este año y 3,7% el próximo. América Latina tendría un crecimiento de 1,2% para 2017 y de 1,9% en 2018, tras superar la caída de 1% que se registró en 2016. México y Brasil ven mejoradas sus perspectivas de crecimiento respecto a las de hace tres meses.

El mayor crecimiento de la región en 2017 lo tendrían Bolivia (4,2%), Paraguay (3,9%) y Uruguay (3,5%), mientras que en cifras negativas estaría  Venezuela (-12%). (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: