Lunes, 10 Octubre 2016 00:00 Economía

Entrevista / Luis VALVERDE / VICEMINISTRO DE AGRICULTURA Y GANADERÍA

"Ecuador es un referente en productividad"

"Ecuador es un referente en productividad"
Foto: Miguel Castro / El Telégrafo

En reconocimiento a sus políticas, el país recibió la presidencia de la Organización Internacional del Cacao.

Redaccion Economía

La Organización Internacional del Cacao (ICCO) es una entidad cuyo mandato constitutivo es trabajar a favor de la sustentabilidad de producción cacaotera en todo el mundo.

Durante la reunión realizada en Londres, sus países miembros eligieron a Ecuador para que asuma la presidencia de su Consejo, una dignidad que será ejercida por Luis Valverde, viceministro del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap).

¿Cómo sucedió su designación como presidente de la ICCO?

En la reunión 94 del Consejo de la ICCO se negociaron varias cosas. La primera fue confirmar la movilización de la sede desde Londres a Costa de Marfil, el país que es el principal exportador de cacao del mundo. También, a propósito de la elección del presidente y vicepresidente para el período 2016-2017, los países africanos y latinoamericanos nominaron a Ecuador para ejercer la presidencia y se aceptó la propuesta. Desde la creación de la ICCO en 1973, soy el tercer latinoamericano que preside el organismo.

¿Qué beneficios traerá para Ecuador esa designación?

Ante todo, la designación de Ecuador como presidente es un reconocimiento a las políticas públicas implementadas por el Gobierno Nacional a través del Magap.

Entre ellas, por ejemplo, se encuentra el proyecto de reactivación de café y de cacao más grande del mundo, una iniciativa que permitió aumentar la productividad y calidad del cacao mediante el trabajo en 45 mil hectáreas.

¿Qué plantea hacer por el país o por la organización en su período?

En la última reunión de la ICCO, se negoció la creación de dos sedes regionales, una en Asia y otra en América Latina. Esta última estará localizada en Guayaquil y comenzará a operar en 2018. Durante mi período, básicamente, trabajaré para promover la sustentabilidad de la industria cacaotera latinoamericana.

De manera concreta, ese gran objetivo implica lograr asuntos tales como el mejoramiento de la producción, la erradicación del trabajo infantil, el cumplimiento de las normas laborales y de seguridad, etc. Otras tareas de la gestión serán traer más capacitación de la ICCO para los agricultores ecuatorianos y fortalecer la institucionalidad, la organización.

Si Ecuador alberga a una sede regional de la ICCO, ¿qué beneficios tendrían otros países latinoamericanos?

La ICCO es un organismo internacional que suele conseguir fondos de muchas fuentes. Eso podría permitirnos financiar las necesidades de la cadena de América Latina y, también, conseguir ofertas de capacitación y de proyectos. A su vez, tendríamos planes más enfocados en las realidades regionales, dígase enfatizando temas como el cadmio, la trazabilidad y la sustentabilidad.

En la comunidad cacaotera global, ¿cómo se aprecia al país?

Ecuador es un referente en productividad. De hecho, aquella circunstancia fue uno de los motivos para la decisión que tomó el Consejo de la ICCO para elegir a su presidente. A nivel mundial, se ‘envidia’ lo que hacemos en el país a través de acciones como el plan de reactivación cacaotera, el trabajo conjunto entre los sectores público y privado, la coordinación existente entre los temas agrícolas y el comercio exterior, y los protocolos sanitarios para exportar.

¿Cuál es la realidad del sector cacaotero ecuatoriano?

En 2015, el país exportó unas 260 mil toneladas métricas de cacao y esto le permitió lograr ingresos por $ 800 millones.

En este año, sin embargo, debido al cambio climático, la producción experimentó una disminución que todavía no podemos dimensionar porque no tenemos las cifras finales. No obstante, conviene mencionar que el Magap estableció una emergencia sanitaria cuando esperábamos el arribo del fenómeno de El Niño.

Gracias a ello, logramos ayudar a los pequeños productores a controlar el problema de ‘monilla’. Es decir, si no hubiéramos efectuado esa declaratoria de emergencia, hoy tendríamos una afectación muy alta a la producción.

Además, el Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (Iniap) está próximo a sacar nuevas variedades de cacao de alta productividad. Esto les permitirá a los pequeños agricultores mejorar sus índices productivos, generar riqueza y desarrollar sus asociaciones. (I)

ENLACE CORTO

Ultimas noticias

Últimas noticias

Promo-galeria (2)

Google Adsense

 

VISITE NUESTRO BLOG

VISITE NUESTRO BLOG