ABC de los paraísos fiscales (Parte 1)

| 25 de Enero de 2017 - 00:00

¿Qué es un paraíso fiscal y a quiénes están dirigidos sus servicios?

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) define a un paraíso fiscal como aquel país que exime del pago de impuestos a los inversores extranjeros que tienen cuentas bancarias o constituyen sociedades en su territorio.

Algunos se enfocan en dar servicio a personas particulares, mientras otros tratan de fomentar la constitución de personas jurídicas o sociedades. Existen jurisdicciones elitistas, especializadas en las grandes fortunas, que resultan interesantes para personas que mantienen una buena cantidad de dinero en los bancos, particularmente de Europa.

Las bases de los paraísos fiscales, como se los conoce hoy, emergieron en la década del 60, aunque algunos expertos sitúan el inicio del proceso en la Grecia antigua y que incluso jugaron un papel importante en el crecimiento del Imperio romano. (I)

¿Cuáles son las características generales de estos centros financieros?

De acuerdo con el Servicio de Rentas Internas (SRI), las características generales de estos sitios son: normas de secreto para evitar el intercambio de información, falta de transparencia en disposiciones administrativas y que para acogerse a los beneficios, su legislación requiera que no exista presencia económica en su territorio. Con ello, ofrecen a las empresas un proceso para reducir su factura fiscal, por tanto, su cuenta de gastos.

También cuentan con una excelente oferta de servicios legales, contables y de asesoría fiscal, suelen disponer de buenas infraestructuras turísticas y de transporte. Además no firman tratados con otros países que conlleven intercambio de información bancaria o fiscal. Los datos de los titulares de las cuentas solo se facilitan a las autoridades si existen evidencias de delitos graves como el terrorismo o el narcotráfico. (I)

¿Cuándo es legal o ilegal tener una cuenta en un paraíso fiscal?

Las actividades en paraísos fiscales son totalmente lícitas y las personas pueden tener sociedades, cuentas bancarias e inmuebles en el exterior. La ilegalidad ocurre cuando un beneficiario no informa a la autoridad tributaria de su país acerca de sus ganancias, entonces se produce una evasión de impuestos.

“En todos los países es ilegal que un contribuyente no declare ingresos en cualquier otra parte del mundo”, afirmó a BBC Mundo, Wildo Moya, profesor de Derecho Económico y Comercial de la Universidad Católica de Chile.

Los países que se convierten en un paraíso fiscal al ofrecer ventajas a los extranjeros, pretenden atraer divisas del exterior para fortalecer sus economías. La OCDE calcula que los paraísos fiscales ocultan de $ 5 a $ 7 billones. Mientras que la evasión tributaria supera los $ 255.000 millones anuales. (I)