Sábado, 21 Enero 2017 00:00 Mundo

17 minutos duró su discurso inaugural en el que rompió con la tradición y no invitó a su oponente en la carrera presidencial, hillary clinton, ni al expresidente obama a trabajar con él

Trump proyecta una imagen de mesías

Donald Trump, de 70 años, llega al Capitolio para la ceremonia de toma de mando como el 45º presidente de Estados Unidos.
Donald Trump, de 70 años, llega al Capitolio para la ceremonia de toma de mando como el 45º presidente de Estados Unidos. Foto: AFP

Durante su juramento como presidente prometió poner fin a la “carnicería estadounidense” y blindar su frontera con México. Su gabinete solo incluye a un afroamericano y por primera vez, en casi 30 años, a ningún hispano, a pesar de que representan el 17% de la población. Desde ayer los republicanos mantienen el control de la Casa Blanca y el Congreso, hecho que no se veía desde 2006.

Redacción y Agencia AFP

Donald John Trump fue juramentado ayer como el 45.º presidente de los Estados Unidos. Durante su discurso inaugural anunció que blindará las fronteras del país ante los inmigrantes, protegerá a los ciudadanos de “los estragos” provocados por el libre comercio y privilegiará los intereses estadounidenses.

La exestrella televisiva republicana que no posee ninguna experiencia política sucedió en las riendas de la primera potencia mundial al demócrata Barack Obama exclamando que: “Desde hoy, una nueva visión gobernará nuestra tierra. Desde hoy, pondremos a Estados Unidos en primer lugar”.

Trump, de 70 años, quien estuvo acompañado de su esposa, la primera dama, Melania Trump (la migrante de Eslovenia es la primera no anglosajona en ocupar el cargo), fue juramentado por el juez John G. Roberts Jr.

El voto fue dado usando dos Biblias -una de la inauguración del presidente Lincoln, y otra que la madre de Trump le dio en 1955.

Según The Washington Post la mayoría de los presidentes utilizan 20 minutos de discurso programados para reconocer al oponente que derrotaron en la contienda a la Casa Blanca, para alabar la promesa de EE.UU. y para pedir a ambas partes que trabajen juntas. Sin embargo, Trump solo usó 17 minutos y, por el contrario, no hizo mención de su oponente demócrata, la exsecretaria de Estado y exprimera dama, Hillary Clinton. Solo realizó una condena del estado actual de la nación.

En efecto, durante su discurso habló de la “carnicería estadounidense” causada por la delincuencia urbana y dijo que “la riqueza, la fuerza y la confianza se habían disipado” debido a los trabajos perdidos en el extranjero.

Trump también usó la ceremonia para decir que los dos principales partidos políticos (el republicano y el demócrata) se habían perdido, atendiendo las exigencias de una elite más que las necesidades del pueblo estadounidense.

“El pueblo volverá a gobernar”

El reportaje del diario The Washington Post destacó que mediante un lenguaje grandioso, Trump trató de lanzar este día como una especie de reanudación de la política estadounidense, con todo lo anterior -republicano y demócrata- descartado. “Los Estados Unidos de América son vuestro país”.

Para los columnistas y analistas políticos del Post, David A. Fahrenthold, Philip Rucker y John Wagner, a Trump no le importó que Barack Obama y tres presidentes -anteriores a él- estuvieran presentes para condenarlos como infieles a la voluntad popular, declarando que  durante su mandato de 4 años “el pueblo” gobernaría el país de nuevo.

Trump, que quiere deportar a millones de inmigrantes y construir un muro en los 3.200 km de frontera con México, también enumeró “dos reglas simples: compre estadounidenses y contrate estadounidenses”.

Su discurso igualó el tono de la campaña, pero no está cerca a la forma en que ha actuado para elegir a los 15 miembros de su gabinete.

El gobierno de Trump es el más blanco y el más rico en la historia de Estados Unidos y paradójicamente tendrá que cumplir su oferta de mejorarle la vida al hombre común.

Su gabinete solo incluye a un afroamericano y por primera vez en casi 30 años, a ningún hispano, lo que genera fuertes críticas de la primera minoría del país, con más de 55 millones de personas (17% de la población).  

Antes de que Trump y el vicepresidente Pence hicieran sus respectivos juramentos, el senador Roy Blunt, quien supervisó los preparativos para la inauguración en el Capitolio, ofreció un breve discurso alabando la tradición americana de transferencia pacífica del poder. Después de eso, una serie de ministros cristianos ofrecieron versículos y oraciones bíblicas.

El juramento de Trump le otorgó a los republicanos el control de la Casa Blanca y el Congreso por primera vez desde 2006.

El nuevo presidente prometió deshacer algunas de las piezas más importantes del legado de Obama, incluyendo su ley de salud denominada Obamacare, que proporcionó asistencia médica a más de 20 millones de estadounidenses y podría dar marcha atrás en el acercamiento con Cuba impulsado por el exmandatario y el presidente Raúl Castro.

El Papa pide que no se olvide de pobres, marginados y necesitados

El papa Francisco felicitó ayer al nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y le pidió que no se olvidara de los pobres, marginados y necesitados. “Rezo para que sus decisiones sean guiadas por los ricos valores espirituales y éticos que han forjado la historia del pueblo estadounidense”, escribió el Papa argentino en su mensaje, divulgado en inglés por la oficina de prensa del Vaticano. (I)

------------------------------

El exmandatario informó sobre la creación de su fundación

Obama viajó a California, tras ceder el poder luego de 8 años de mandato

El expresidente Barack Obama y su esposa, Michelle, abandonaron Washington poco después de la investidura de Donald Trump, con destino a Palm Springs, en California, donde pasarán unas vacaciones familiares.

“Nuestra democracia no son monumentos o edificios, son ustedes”, declaró el expresidente en la base militar Andrews, en las afueras de la capital.

Al comenzar la jornada, Obama y su esposa Michelle difundieron en la red social Twitter un corto video en que él  agradeció a sus compatriotas por el apoyo recibido en 8 años tras 2 periodos de gobierno y prometió expresarse públicamente como ciudadano cuando considere que los valores y derechos fundamentales del país se encuentren bajo ataque.

El demócrata aprovechó su cuenta oficial en Twitter, que transfirió a Trump, para anunciar la creación de la fundación Obama. Esta iniciativa, que tendrá cede en Chicago, creará centros de trabajo.

Obama acompañó la ceremonia de investidura de Trump en la escalinata del Capitolio. Seguidamente, acompañado de su esposa Michelle, abandonó el lugar en un helicóptero de la Marina.

El jueves, en su última conferencia de prensa como jefe de Estado, el demócrata declaró que dedicaría tiempo a su    familia y a escribir, pero dejó entreabierta la puerta a un eventual retorno a la política. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET