Jueves, 21 Septiembre 2017 00:00 Mundo

La cancillería confirmó que no hay víctimas ecuatorianas

Renato Ibarra: “Estábamos en el piso 28; salimos desesperados del hotel”

Renato Ibarra: “Estábamos en el piso 28; salimos desesperados del hotel”
Foto: AFP
Redacción Mundo

El día después del terremoto y con algo más de calma, los ecuatorianos que juegan fútbol en ese país se levantaron aún consternados. Ayer, la Cancillería del Ecuador confirmó que hasta ahora las autoridades no han reportado ecuatorianos fallecidos o desaparecidos por el terremoto.

Ángel Mena, Renato Ibarra (foto) y Joffre Guerrón residen en la Ciudad de México, que resultó la más afectada en relación con otras localidades donde están otros jugadores nacionales. Ningún equipo retomó los entrenamientos, pero en el caso de Ibarra sí se reunió con sus compañeros para lanzar ideas y ver formas de ayudar a los necesitados.

“Ahora ya estoy más tranquilo, porque sí fue un gran susto. Estábamos concentrados con el equipo en un hotel en el piso 28 y todos salimos desesperados de las habitaciones. Llegamos a la planta baja ya cuando todo pasó y gracias a Dios no nos ocurrió nada”, contó el volante.

Toda la plantilla fue liberada y de inmediato fueron a ver a sus familias para verificar que se encontraran bien. Verlos en buen estado fue un alivio.

Lo propio ocurrió con Mena, pues su equipo el Cruz Azul debía jugar el pasado martes contra el de Ibarra por la Copa MX. Sus hijas estaban en la escuela, cuando ocurrió el suceso, mientras que su esposa, en su hogar. En primera instancia se reportó que el edificio donde residen se desplomó; sin embargo, se confirmó que no fue así, pero sí resultó afectado en su estructura.

Ayer se confirmó que entre los fallecidos estaba un jugador de las divisiones formativas del América, Raúl Vargas de ocho años. El joven futbolista estudiaba en el colegio Enrique Rébsamen.

Este diario trató de comunicarse con Guerrón, pero no respondió la llamada. Sí se conoció que su club, el Pumas, se entrenaba en el momento del terremoto. “Nosotros terminábamos la práctica, cuando se sintió un movimiento muy fuerte. Todos salimos de las instalaciones; la gente tenía ataques de nervios”, dijo Sergio Egea DT del equipo.

En cambio, Gabriel Achilier, que actúa en el Monarcas de la ciudad de Morelia, no pasó mayores problemas, pues en esa localidad no se sintió el terremoto con tanta fuerza.

“En Morelia todo está tranquilo. Sí se sintió el remezón, pero no con la fuerza que se percibió en otros Estados. El susto estuvo, pero no pasó a mayores. En casa todos estamos bien”, señaló el deportista de 32 años.

Walter Chalá, exjugador de Barcelona y hoy en el club Correcaminos del Ascenso mexicano, tampoco pasó apuros. Su equipo juega como local en la Ciudad Victoria (Tamaulipas), al noreste del país. “Acá apenas se sintió, por lo que estamos en una ciudad alejada del epicentro. Pude hablar con Renato recién por la noche; estaba algo asustado todavía, pero afortunadamente sin problemas”. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET