Jueves, 19 Enero 2017 00:00 Mundo

Pedro Sánchez pugna por un espacio en el partido

Patxi López disputará a Susana Díaz el liderazgo del PSOE

Susana Díaz, la secretaria general de la federación andaluza del PSOE, y Francisco ‘Patxi’ López, expresidente del Congreso.
Susana Díaz, la secretaria general de la federación andaluza del PSOE, y Francisco ‘Patxi’ López, expresidente del Congreso. Foto: Internet

La decisión del ex presidente del Congreso complica las aspiraciones de Pedro Sánchez de regresar a la secretaría general de los socialistas con el apoyo de la militancia.

Gorka Castillo. Corresponsal en Madrid

Patxi López, ex presidente del Congreso en la fallida legislatura anterior, será el rival de la oficialista Susana Díaz por lograr la secretaria general del PSOE en las primarias que finalmente se celebrarán en mayo. Y lo hizo 24 horas después de conocer oficialmente que la fecha del demandado congreso serán el 17 y 18 de junio.

López, que también presidió el gobierno de Euskadi entre 2009 y 2013 con el apoyo del PP, anunció su candidatura con la receta de “no contemporizar con la derecha”. Fue una sorpresa a medias porque su nombre siempre se ha barajado como una alternativa de consenso entre los dos sectores que mantienen fracturado al PSOE, los más moderados que apoyan a Susana Díaz y la militancia de base que siguen viendo a Pedro Sánchez como el líder ideal.

“Nos hace falta un partido renovado, unido y con un proyecto claramente progresista y de izquierdas que consiga el apoyo de la mayoría social de nuestro país”, proclamó el nuevo candidato a dirigir este Titanic político que hoy es el PSOE. Al ser cuestionado si consideraba que su propuesta “cierra el paso” a otros aspirantes, en clara alusión a Pedro Sánchez, respondió con una negativa rotunda aunque a nadie se le escapa que López pugna por el mismo espacio que, en principio, se disponía a ocupar el ex líder socialista destituido en octubre.

Así lo interpretan sus seguidores que desde el lunes no han cejado de criticar la decisión del ya aspirante oficial y obligaron a su adalid a salir de las tinieblas en las que se encontraba desde hace meses. “No apoyará a López”, manifestaron ayer fuentes de su entorno más cercano.

Tras este revés y el olvido al que le llevado su retirada pública, falta por conocer si Sánchez, finalmente, decide presentarse a las primarias, tal y como aseguró el día de su dimisión como diputado. Todo indica que sus ánimos iniciales se han desinflado y que los pocos apoyos orgánicos que tenía al principio, han desaparecido. Y “sin generales”, según ha reconocido él mismo a algunos de sus fieles tras el anuncio de Patxi López, la “batalla por la secretaría general está perdida”, por mucha pasión que siga despertando en parte de la militancia.

Por su parte, Susana Díaz, que es la tercera en discordia en esta batalla que tiene al PSOE roto en mil pedazos, aseguró que la aspiración de su partido no debía ser disputarse la “izquierda” sino volver a ser una herramienta “útil” para una ciudadanía, a su entender, huérfana de referentes políticos. Sin embargo, sus defensores admiten que confrontar con Patxi López les produce una cierta tranquilidad. “Al menos compartimos una cultura de partido, algo que Pedro Sánchez no teníamos”, reconoce a este diario un diputado socialista. Por el momento, López no ha desvelado ni un solo nombre de sus apoyos internos, algo imprescindible para dirigir este histórico partido, aunque su decisión no ha sentado mal ni a antiguos secretarios generales como Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, ni a varios de los denominados “barones” del socialismo español.

Consciente de que el partido llegará despedazado al cónclave federal del 17 y 18 de junio, López se presenta como la única garantía de organizar el “congreso de la unidad”. “Me siento con fuerzas para derrotar a la derecha”, aseguró durante la presentación de su candidatura a las primarias. Y defendió que su base ideológica es la socialdemocracia sin “terceras vías”, considerando que el modelo que apadrinó el ex primer ministro británico Tony Blair es un “barniz” cuando la izquierda “hace políticas de derechas”.

También reconoció en su comparecencia pública que España es “un país exhausto por la crisis” y se reafirmó en el error que cometió el Comité Federal del PSOE al permitir con su abstención en el Congreso que Mariano Rajoy continúe otros cuatro años como presidente del gobierno. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense