Sábado, 21 Enero 2017 14:53 Mundo

Mujeres marchan contra Trump en EE.UU.

Mujeres marchan contra Trump en EE.UU.
Foto: AFP
AFP

Liderados por mujeres, cientos de miles de manifestantes tomaron las calles de Washington y de otras ciudades estadounidenses el sábado para desafiar al presidente Donald Trump en su primer día completo en la Casa Blanca.

En Washington, donde se celebra la mayor Marcha de las Mujeres, un mar de gente, muchos con gorros rosados con orejas, se concentró cerca del Congreso para escuchar feroces llamados a resistir y a luchar en defensa de los derechos de las mujeres y de todas las minorías.

La avenida Independencia de Washington, una de las mayores de la ciudad, estaba repleta de manifestantes a lo largo de más de 1,5 km, y era imposible cruzarla, constató un periodista de la AFP.
Los organizadores estimaron la multitud en unas 500.000 personas.

Tras escuchar a varios oradores, algunos famosos como el cineasta Michael Moore, la cantante Alicia Keys o la actriz Scarlett Johansson, los manifestantes marcharán hasta cerca de la Casa Blanca.

"La marcha es una demostración de nuestra solidaridad" y un llamado a Trump para que respete "a todas las personas, de todos los credos y colores", dijo Lisa Gottschalk, una científica de 55 años que viajó desde Pensilvania.
Enormes multitudes protestaron en Nueva York, Chicago y Boston, y cientos de protestas más fueron celebradas en otras ciudades del país.

Los organizadores dijeron que unas 2,5 millones de personas se registraron como participantes en más de 600 marchas contra Trump realizadas en el extranjero. "No podemos pasar de ser una nación de inmigrantes a ser una nación de ignorantes", alertó una de las primeras oradoras, la actriz de origen hondureño América Ferrera, en referencia a la promesa de Trump de deportar a entre dos y tres millones de inmigrantes y construir un muro en la frontera con México.

Una de las oradoras que cosechó más aplausos fue Sophie Cruz, una niña estadounidense-mexicana de seis años cuyos padres no tienen papeles y que saltó a la fama en 2015, cuando fue abrazada por el papa Francisco a su paso por la Explanada Nacional de Washington.

"Estamos aquí juntos para formar una cadena de amor que proteja a nuestras familias", dijo en el palco, mientras su mamá, a su lado y vestida con ropa indígena, se enjugaba las lágrimas. "También les quiero decir a los niños que por favor no tengan miedo porque no estamos solos (...) ¡Luchemos por lo justo!", pidió la niña.

La demócrata Hillary Clinton, que perdió ante Trump la oportunidad de convertirse en la primera presidenta de Estados Unidos, agradeció a los manifestantes en su cuenta de Twitter.
"Gracias por estar allí, por hablar y marchar por nuestros valores @womensmarch. Más importante que nunca. Realmente creo que siempre somos más fuertes juntos", tuiteó.

"Presidente Trump, no voté por tí", pero "apoya a mi hija, que como resultado de las designaciones que has hecho, puede crecer en un país que está retrocediendo, no avanzando, y que quizás no tenga el derecho de tomar decisiones para su cuerpo y su futuro como tu hija Ivanka ha tenido el privilegio de tener", lanzó por su lado Scarlett Johansson.

Trump asumió el viernes la presidencia con un discurso inaugural de fuerte tono nacionalista y populista, en el cual trazó una sombría visión del declive de Estados Unidos bajo el gobierno de su antecesor, el demócrata Barack Obama.

Habló de escuelas rotas, de pobreza crónica, de crimen rampante, dijo que la élite de Washington le robó al pueblo y aseguró que pondrá fin a "esta carnicería" y solo se guiará por un principio: "EEUU en primer lugar". "Compre estadounidense, contrate estadounidenses", pidió.

"Estamos aquí determinados a frenar la carnicería de Trump", respondió Michael Moore en la Marcha de las Mujeres.

Determinado a deshacer el legado de su antecesor, el primer decreto de Trump, en la noche del viernes, apunta a limitar el costo económico de la cobertura de salud conocida como "Obamacare".

El presidente visitará este sábado la sede de la CIA, un gesto cargado de simbolismo tras sus fuertes críticas a las agencias de inteligencia estadounidenses, anunció su portavoz, Sean Spicer.

Ya hubo protestas anti-Trump el viernes, durante la investidura, algunas de las cuales registraron choques violentos con la policía y vandalismo, que terminaron con más de 215 detenidos.

Miles y miles de manifestantes visten gorros de lana rosa con dos orejas de gato, tejidos a mano, que se convirtieron en símbolo del desafío al nuevo gobierno.
Es un juego de palabras: en inglés fueron bautizados "pussy hats", ya que "pussycat" es 'gatito' y "pussy" es 'coño', con un tono peyorativo.

La palabra recuerda directamente a un audio de 2005, filtrado en la campaña electoral, en el cual Trump, conocido por su retórica divisiva, aseguraba que "cuando eres una estrella, (las mujeres) te dejan hacerlo. Puedes hacer lo que quieras. Puedes agarrarlas por el coño".

Trump denigró a las mujeres en numerosas ocasiones -incluida una exMiss Venezuela por su sobrepeso- juzgándolas por su apariencia. Fue acusado de toqueteo y comportamiento inapropiado por varias mujeres. (I)

ENLACE CORTO