Sábado, 23 Septiembre 2017 00:00 Mundo

Alemania celebrará mañana elecciones federales

Merkel enfrenta el ascenso de la derecha nacionalista

La canciller alemana, Angela Merkel (centro), con miembros de la Unión Democrática Cristiana (CDU), durante un mitin de la campaña electoral en Múnich.
La canciller alemana, Angela Merkel (centro), con miembros de la Unión Democrática Cristiana (CDU), durante un mitin de la campaña electoral en Múnich. Foto: AFP
Agencia AFP

Berlín.-

Angela Merkel, favorita en las elecciones legislativas que se celebrarán mañana, y su rival socialdemócrata, Martin Schulz, trataban ayer de movilizar a sus tropas y atraer a los indecisos en el cierre de campaña marcado por el ascenso de la derecha nacionalista.

La canciller, de 63 años, que podría obtener el domingo el cuarto mandato, celebró ayer un mitin en Múnich. Mientras que Schulz, de 61, habló ante sus seguidores en Berlín.

Los conservadores de Merkel superan a los socialdemócratas, pero pese a ello los últimos sondeos los preocupa.   

La Unión Demócrata-Cristiana (CDU) y su aliado bávaro CSU obtendrían el 36% de los votos, según el último sondeo de la cadena ZDF. Pero ese porcentaje los acerca a su segundo peor resultado de la historia (35,1% en 1998).

Schulz quiere ver en esta erosión un “vuelco de último minuto” provocado por “una enorme inquietud” de la población alemana.

Pero ello no beneficia al propio Schulz, expresidente del Parlamento Europeo: los socialdemócratas apenas logran en este sondeo el 21,5% de votos, también un mínimo histórico. El 37% de los electores está todavía indeciso sobre su voto, según los últimos sondeos.

Es la derecha populista de la Alternativa para Alemania (AfD) la que realiza el ascenso más claro en este fin de campaña, llegando al 11%, o más, según otros sondeos.
AfD ha radicalizado su campaña, centrando sus ataques contra los migrantes, los musulmanes.

“Creo que haremos un buen resultado (...) Esperamos ser la tercera fuerza política” del país asegura un simpatizante, Arne Siegel, de 55 años, en un mitin en Berlín el jueves en la noche.

Por su parte, los conservadores de Merkel no dudan de su victoria. Este comportamiento no solo provocó una aburrida campaña electoral, sino también irritó a los simpatizantes de la AfD, que vieron en ello una nueva prueba de “la arrogancia del poder de los últimos años de Merkel”, según el semanario Spiegel. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET