Jueves, 13 Octubre 2016 00:00 Mundo

Juan Manuel Santos persiste y escucha la opinión de diversos sectores de la sociedad

Las calles, escenario de defensa de la paz

Como parte de la protesta social, telas blancas con los nombres de las víctimas del conflicto pintadas con cenizas se exhiben en la plaza Bolívar de Bogotá.
Como parte de la protesta social, telas blancas con los nombres de las víctimas del conflicto pintadas con cenizas se exhiben en la plaza Bolívar de Bogotá. Foto: AFP

Comunidades indígenas, campesinas y víctimas del conflicto armado se movilizan en Colombia para exigir al Gobierno, a los insurgentes y la oposición que se concrete pronto el fin de la guerra.

Rafael Croda y Agencias

Estudiantes, organizaciones civiles, indígenas, campesinos, académicos, activistas por la paz y víctimas del conflicto armado se unieron la tarde de ayer en Bogotá, en la llamada ‘Marcha de las flores’, para pedir en una sola voz al Gobierno, a la oposición y a la guerrilla, un acuerdo definitivo que ponga fin a la guerra, que ya suma 52 años, en Colombia.

Los manifestantes llenaron la céntrica Plaza de Bolívar al grito de “¡Acuerdo Ya!”, “¡Acuerdo Ya!”, el cual se replicó en movilizaciones a favor de la paz en las principales ciudades colombianas. En las marchas, que coincidieron con el 524 aniversario del descubrimiento de América, participaron miles de indígenas que vestían atuendos autóctonos y portaban mantas y lanzaban consignas a favor de la paz.

Varios dirigentes políticos y sociales se sumaron también a la movilización, entre ellos la exsenadora Piedad Córdoba, a quien el martes le fueron restituidos sus derechos políticos luego de que la Procuraduría la destituyó bajo cargos –ya desechados por el Consejo de Estado- de ser colaboradora de las FARC.

También estaban el senador izquierdista Iván Cepeda, la representante (diputada) de la Alianza Verde, Ángela María Robledo; y los rectores de las universidades Nacional, Ignacio Mantilla; Externado, Juan Carlos Henao, y de los Andes, Pablo Navas, a quienes el presidente Juan Manuel Santos salió a saludar cuando pasaron por su despacho en la Casa de Nariño, ubicada a una cuadra de la Plaza de Bolívar.

Santos les dijo que estas marchas tienen un simbolismo extraordinario porque demuestran que el país quiere el fin de la guerra, incluso el 50,21% de votantes que dijeron ‘No’ a los acuerdos de paz.

Las movilizaciones, que se realizaron también en Medellín, Barranquilla, Cali, Cartagena, Bucaramanga y Manizales, se producen en momentos en que los promotores del ‘No’, encabezados por el expresidente Álvaro Uribe, exigen una renegociación de los acuerdos con las FARC que puede llevar meses. En cambio, Santos y los partidarios del ‘Sí’ piden que se realicen ajustes a los pactos, que los hagan aceptables para la mayoría de colombianos.

Las consignas a favor de la paz que coreaban los manifestantes, miles de los cuales portaban camisetas y claveles blancos, estuvieron acompañadas de sonidos de trompetas y silbatos y música andina interpretada por grupos indígenas. “¡Queremos chicha, queremos maíz, queremos la paz de nuestro país!”, gritaba la dirigente indígena del Putumayo, María Elvira González.

En Ecuador, organizaciones sociales de colombianos y ecuatorianos también realizaron actividades a favor de la paz. La Asamblea Permanente por la Paz en Colombia organizó una jornada de movilización en la Plaza Foch, en Quito.

El objetivo de la medida es presionar al presidente Juan Manuel Santos y a las FARC a que no dejen morir el acuerdo de paz logrado en La Habana tras casi 4 años de negociaciones. Sin embargo, el acuerdo no fue refrendado en las urnas porque la opción del ‘No’ se impuso con el 50,21% de los votos, mientras el ‘Sí’ obtuvo el 49,78% en el plebiscito del 2 de octubre.

El presidente Santos, quien obtuvo el Nobel de la Paz, emitió un mensaje al país en el que habló de los diálogos que ha sostenido con diferentes sectores políticos y sociales en torno a los acuerdos de paz con las FARC. El Primer Mandatario descartó que esos acuerdos pongan en riesgo la propiedad privada de quienes hayan adquirido tierras de buena fe, en un país donde millones de hectáreas de tierra fueron despojadas por paramilitares.  

Señaló que durante las reuniones que ha tenido con las víctimas, tanto las que apoyaron el ‘Sí’ como el ‘No’, les reiteró que sus derechos están en el centro del acuerdo de paz. “Fue muy emocionante recibir a grupos indígenas, nuestros hermanos mayores, quienes me solicitaron con vehemencia que perseverara en la construcción de la paz. ¡Así lo haré! La gran mayoría me ha pedido que encontremos una solución pronto, porque la incertidumbre es enemiga del proceso”, dijo. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Modificado por última vez:
Jueves, 13 Octubre 2016 00:58