Jueves, 29 Septiembre 2016 00:00 Mundo

La actividad económica se derrumba a 5,9%

La pobreza alcanza el 32,2% en Argentina

La pobreza alcanza el 32,2% en Argentina
Foto: AFP
Marcelo Izquierdo, corresponsal en Buenos Aires

Los números son contundentes. La actividad económica se derrumbó 5,9 por ciento en julio respecto a igual mes del año pasado. Se trata de la peor caída de la economía argentina en los últimos 14 años, un mazazo a las expectativas del gobierno de Mauricio Macri que había prometido el comienzo de un repunte del PIB en este segundo semestre. Y la pobreza ya abrazó a uno de cada tres argentinos.

La cifras no partieron del cálculo de un gremio combativo o de una fundación que responde a la oposición. Son datos fríos divulgados por el oficial Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). La  única noticia positiva dentro de este cimbronazo que agujerea cada día más los bolsillos de los argentinos es que finalmente las estimaciones oficiales recuperaron cierta credibilidad en la sociedad después de varios años  sumidas en una abrumadora desconfianza.

La mayoría de los argentinos dejó de creer en las estadísticas oficiales cuando la anterior administración “kirchnerista” estimaba la inflación muy por debajo de la realidad que marcaba la billetera y mucho más después que se dejaran de medir los índices de pobreza, en aumento en los últimos años. El gobierno de Macri realizó una purga en el Indec, de la que salieron cientos de trabajadores despedidos y comenzó a dar nuevos números. Pero la realidad le acaba de dar un cachetazo brutal.

El Indec dijo este miércoles que  la pobreza alcanza ya al 32,2 por ciento y la indigencia al 6,3 por ciento de la población de los 31 más grandes distritos urbanos del país. Hay en total 8,7 millones de pobres, de los cuales 1,7 millones son indigentes.

El esperanzador segundo semestre que vaticinaba Macri se está convirtiendo  en una pesadilla. Ajuste, “tarifazos” de servicios esenciales, inflación de más del 40 por ciento anual, decenas de miles de despidos en la administración pública y en el sector privado, aumento del desempleo y un ejército de 1,4 millones de nuevos pobres según el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, delinean un nuevo país. Pero ese  “no es el cambio por el que voté”, dice Romina Alvarez, empleada administrativa, integrante del 51 por ciento del electorado que se inclinó por la alianza derechista Cambiemos en las elecciones de noviembre último.

Esta vez los números no dejan lugar a la polémica. El desplome económico se recostó en una fuerte caída del consumo, con su secuela de comercios cerrados en todas las grandes ciudades y pueblos del país, la pérdida de capacidad adquisitiva por la elevada inflación, el freno a las inversiones públicas y privadas y la contracción de las exportaciones.

Los datos son abrumadores: el sector industrial sufrió una caída del 7.9 por ciento interanual y la construcción – el sector más golpeado por la recesión- se contrajo 23,1 por ciento. El año pasado, según las estimaciones del nuevo Indec, la economía creció 2,5 por ciento en un escenario complejo con un índice de inflación cercano al 25 por ciento, controles cambiarios y un frente abierto con los “fondos buitres” que el  gobierno de Macri cerró con un acuerdo cuestionado por la oposición “kirchnerista”.

El reciente presupuesto presentado por el ejecutivo estima para este año una contracción del PIB de 1,5 por ciento y un repunte para el 2017 del 3,5 por ciento.

“El mes de julio, el primero del segundo semestre,  marcó la peor caida de la actividad económica en 14 años, desde mediados del 2002. Hay que destacar ahora que el indec  dice la verdad y la verdad duele mucho. Es un resultado incontestable de las políticas desplegadas por el macrismo”, dice el economista y periodista Alejandro Bercovich.

“ Ya habiamos tenido un informe sobre el segundo trimestre que habia consolidado una caída del 3,4 por ciento y del 1,7 en todo el semestre. Ya eso habla de una recesion técnica porque ya son tres los trimestres consecutivos de caída y ahora julio se suma fuera del primer semestre como el peor mes de la actividad económica en 14 años”, indicó.

La caída de la actividad económica se conoció días antes de que concluya esta viernes la auditoría de las cuentas internas que realiza una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) después de 10 años de ausencia. (I)

ENLACE CORTO

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET