Sábado, 11 Febrero 2017 00:00 Mundo

La Unión Europea exigió a la Casa Blanca no interferir en la política del bloque

La justicia estadounidense frena el veto migratorio del presidente Donald Trump

Activistas de New York se manifiestan en rechazo a las medidas migratorias del presidente estadounidense, Donald Trump.
Activistas de New York se manifiestan en rechazo a las medidas migratorias del presidente estadounidense, Donald Trump. Foto: AFP

El mandatario republicano recibió ayer en Washington al primer ministro nipón, Shinzo Abe. En la rueda de prensa anunció nuevas medidas adicionales de seguridad que difundirá la próxima semana.

Agencias AFP y Prensa Latina

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tildó el jueves - a través de Twitter- de “vergonzosa” la decisión de un tribunal de apelación que mantuvo bloqueado su veto temporal a la entrada en el país de refugiados y ciudadanos de siete países de mayoría musulmana (Irán, Irak, Somalia, Sudán, Libia, Yemen y Siria).  

Asimismo, ayer en el marco de una conferencia de prensa junto al primer ministro japonés, Shinzo Abe, que se encuentra de visita oficial en Washington, el mandatario republicano  anunció no tener “ninguna duda” que su decreto terminará imponiéndose en los tribunales y anunció “nuevas medidas adicionales de seguridad” que difundirá la próxima semana.

Por su parte, el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, aspira a construir una “relación de confianza” con el presidente Trump y enfatizó que las relaciones económicas y comerciales son favorables para ambos.

Con las relaciones entre ambos países tirantes tras el rechazo de Trump al Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), las críticas del mandatario a las promesas de defensa y el duro trato a aliados cercanos, Abe dijo que la reunión de ayer era “oportuna”.

El primer ministro inició su visita de dos días a Estados Unidos reuniéndose con empresarios, en la cual destacó los miles de trabajos creados en el país a través de las inversiones japonesas.

La mayor parte de autos de bajo costo vendidos por Toyota y Honda son “producidos en Estados Unidos por trabajadores estadounidenses”, afirmó Abe, observando que las inversiones de empresas japonesas en el país suman $ 411.000 millones, generando 840.000 empleos.

“En Japón nadie se queja de que su trabajo fue robado por los estadounidenses, porque los japoneses también han ganado en el negocio”.

El comentario parece referirse a los ataques de Trump a empresas estadounidenses que transfieren sus operaciones a otros países.

Abe incluso formuló un velado alerta sobre los riesgos de retornar a la tirante relación de la década del 90, cuando Washington y Tokio se trabaron en una áspera disputa por la importación de automóviles.

“Nuestras dos naciones cayeron en un juego sin ganadores”, señaló el dirigente japonés, quien añadió que posteriormente los dos países “hallaron un camino” hacia una relación más positiva.

Economistas criticaron a Trump por concebir las relaciones comerciales desde una perspectiva obsoleta, que lo llevó a amenazar con imponer tarifas a importaciones provenientes de México y China.

Abe reconoció que hay problemas que deben resolverse en el comercio internacional, que van desde el hundimiento en los precios del acero a la falta de protección a la propiedad intelectual.

En una aparente referencia a China, Abe también apuntó que la “superproducción en un cierto país no ha cesado. Como consecuencia, el aumento de las exportaciones trae aparejado una caída de precios a nivel global”.

Abe mantendrá encuentros con Trump en Washington y en Florida, donde los dos líderes tienen previsto un partido de golf en un resort del mandatario estadounidense.

Europa no quiere interferencias

Mientras Trump se acerca a Japón, la alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini, exigió a Washington que “no interfiera” en la política europea.

“Puede que esto ocurra desde otras partes del mundo, pero nunca se verá a Europa hacerlo. Los europeos esperan que Estados Unidos no interfiera en la política europea”,  subrayó Mogherini en referencia a las alabanzas de Trump al voto a favor de la salida británica del bloque europeo, conocido como Brexit.

En una rueda de prensa en la sede de la delegación de la UE en Washington, con motivo de su primera visita oficial con el nuevo Gobierno estadounidense, Mogherini añadió: “queremos continuar nuestras estrechas relaciones con EE.UU. (...), pero somos conscientes de que el enfoque ahora es transaccional y pragmático”.(I)

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe (izq.), y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump (der.), saludan durante la reunión en la Casa Blanca. Foto: AFP

-----------------------------

Iraníes celebran Revolución Islámica con protestas contra medidas de EE.UU.

Irán conmemoró ayer con marchas multitudinarias por el país el 38 aniversario del triunfo de la Revolución Islámica de 1979. Una celebración que tuvo como trasfondo la escalada de la tensión en las relaciones del país con Estados Unidos tras el veto migratorio de Donald Trump -bloqueado por los tribunales- y la imposición de nuevas sanciones.

“Hay que hablar con respeto al pueblo iraní. El pueblo iraní hará arrepentirse a quienquiera que use lenguaje amenazante” dijo el presidente Hasán Rohaní frente a miles de personas reunidas en la plaza Azadi de Teherán.

“No se metan en los asuntos de Irán. Somos fieles a los principios de nuestra revolución islámica y la defenderemos hasta la última gota de nuestra sangre”, expresó Shahin Sadeghi, un estudiante.

Los manifestantes, sin embargo, mostraron su agradecimiento a  estadounidenses que se movilizaron contra el decreto que detenía durante 90 días la emisión de visados a los ciudadanos de Irán, Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak y Yemen. “Abajo el régimen, larga vida al pueblo” estadounidense, se podía leer en las pancartas.  

El anuncio la semana pasada de nuevas sanciones estadounidenses por el lanzamiento iraní de un misil balístico provocaron una reacción inmediata de Teherán, que anunció represalias.

Irán y Estados Unidos suspendieron las relaciones diplomáticas desde 1980. (I)

---------------------------

EE.UU. respetará la política de "una sola China"

Donald Trump cambió de postura y ahora se comprometió con su homólogo chino, Xi Jinping, a mantener la política de “una sola China”. Tal y como informa la Casa Blanca, el nuevo inquilino del Despacho Oval respetará la decisión que adoptó el exmandatario Jimmy Carter en 1979 tras romper sus relaciones diplomáticas con Taiwán.

En una rápida respuesta, Xi saludó el anuncio estadounidense sobre este sensible tema que había enturbiado las relaciones entre ambas potencias luego de que Trump sugirió que ese asunto merecía ser objeto de una negociación.

“Xi Jinping saluda la reafirmación por Trump de la adhesión del Gobierno norteamericano al principio de la China única”, indicó la televisión estatal CCTV en su sitio en internet.

La Casa Blanca calificó la conversación telefónica -que se produjo el jueves, un día antes de que Trump se reúna con el primer ministro japonés Shinzo Abe- como de “cordial”, señalando que los mandatarios “esperan con impaciencia avanzar en sus conversaciones con resultados positivos”.

Entre su victoria electoral en noviembre y su investidura a fines de enero, Trump irritó profundamente a Pekín al aceptar un llamado telefónico de felicitaciones de la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen.

En el nombre del “principio de una sola China”, Pekín rechaza que sus socios mantengan relaciones diplomáticas con la isla, a la que considera como provincia rebelde. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO