Martes, 08 Noviembre 2016 00:00 Mundo

100 países ratificaron el tratado de París, faltan 92

En Marrakech se discute el acuerdo climático

El glaciar Perito Moreno se ha visto afectado por el cambio climático, en la provincia de Santa Cruz, Argentina.
El glaciar Perito Moreno se ha visto afectado por el cambio climático, en la provincia de Santa Cruz, Argentina. Foto: AFP

La COP22 inicia con un llamado a la “justicia climática”. El objetivo es mantener el calentamiento por debajo de 2°C.

Agencia AFP

Marrakech, Marruecos.-

En Marrakech arrancó ayer una nueva conferencia internacional sobre el clima (COP22). En la ciudad marroquí se discute cómo implementar el histórico acuerdo firmado hace un año en París. Mientras que Francia enfatiza la adopción de normas sólidas y eficaces, las organizaciones no gubernamentales piden más fondos para ayudar a los países más pobres a adaptarse al cambio climático.

De los 15.000 participantes en la COP22 son políticos, científicos, oenegés y empresas. La segunda semana de la conferencia, que concluirá el 18 de noviembre, contará también con la presencia de 60 jefes de Estado y de Gobierno.

“Marrakech, es el momento de avanzar la acción climática”, exhortó la secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCC), Patricia Espinosa, en la sesión de apertura, invitando a los países a acelerar el “ritmo y la extensión” de las medidas.

“Esta cita constituye una oportunidad para inventar un mundo y concretamente para conseguir una justicia climática”, declaró por su parte Segolene Royal, ministra francesa de Medio Ambiente y presidenta de la COP21, antes de pasar el testigo al canciller marroquí, Salahedín Mezuar.

El nuevo presidente de la COP22 instó al mundo a “mantener el espíritu” de París y “la movilización sin precedentes” que acompaña el pacto adoptado a finales de 2015.
“Ahora el acuerdo de París ya ha entrado en vigor... y todos estamos obligados por este compromiso”, indicó Mezuar.

El 4 de noviembre entró oficialmente en vigor el acuerdo sobre el clima de París, cuyo objetivo es mantener el aumento de la temperatura global “muy por debajo” de los 2°C respecto a la era preindustrial. Los umbrales mínimos para la entrada en vigor del acuerdo -es decir, la ratificación de 55 países que representen el 55% de las emisiones globales- fueron logrados, como anunció a principios de octubre, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

El acuerdo de París fue firmado por 192 países y hasta ahora ha sido ratificado por 100 de ellos representando el 70% de las emisiones mundiales.

El texto es ahora “la hoja de ruta del combate contra el cambio climático”, recordó Manuel Pulgar-Vidal, ministro peruano que presidió la COP20 y que hoy es responsable de la WWF.

En la COP22 de Marrakech, los negociadores deberán ponerse de acuerdo en una serie de procesos que hagan posible poner en práctica el acuerdo de París.
Cuestiones delicadas

Todavía quedan muchas cuestiones por resolver, como la manera de poder verificar el nivel de gases de efecto invernadero en cada país o el financiamiento de las políticas climáticas de los países del sur. También estará sobre la mesa cómo “compensar” a los países pobres más afectados por el cambio climático, que sufren sequías, inundaciones y otros fenómenos extremos.

El objetivo es llegar a un acuerdo sobre estas cuestiones en 2018. “La COP22 será realmente una COP para aplicar y actuar”, dijo a la prensa el negociador estadounidense, Jonathan Pershing.

Los países también están invitados a fijar un objetivo nacional de reducción de emisiones, generadas principalmente por la combustión de petróleo, gas y carbón.

Los objetivos actuales evitarán en principio un aumento de la temperatura +4/5°C, catastrófico para el planeta, pero todavía están demasiado cerca de los +3°C, con consecuencias igualmente graves.

Se trata, según la negociadora francesa Laurence Tubiana, de “fijar las reglas” del acuerdo y “acentuar los compromisos”.

El acuerdo de París aspira a limitar el calentamiento global a menos de +2°C con respecto al nivel anterior a la revolución industrial, un desafío enorme.
Algunos signos son alentadores y demuestran que está en marcha un cambio de modelo. En este sentido 2015 fue un año récord para las inversiones en energías renovables, sobre todo en los países emergentes.

Paralelamente, los científicos continúan lanzando mensajes de preocupación. Tras dos años récord, 2016 volvió a ser el año más caluroso que jamás se había registrado en la Tierra y las concentraciones de gases de efecto invernadero se incrementan. (I)

DATOS

Hace menos de un año, 195 países aprobaron un acuerdo climático global en la Cumbre del Clima de París (COP21) para  limitar el calentamiento global a dos grados centígrados, de ser posible incluso a 1,5 grados, en comparación con los niveles de la era preindustrial.

El viernes pasado entró en vigor el acuerdo climático de la ONU, que hasta ahora ratificaron 100 países, entre ellos los mayores pecadores del clima, como China, Estados Unidos, UE e India. El hecho de que haya sido ratificado por tantos países en tan poco tiempo es considerado un hito histórico en la política climática.

Para limitar el calentamiento global a 1,5 grados, es necesario reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, un compromiso que se establece en el tratado climático de la ONU. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense