Miércoles, 11 Enero 2017 00:00 Mundo

El líder sandinista inicia su cuarto mandato

El matrimonio Ortega-Murillo asume poder en Nicaragua

La pareja presidencial, Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, tras celebrar su triunfo en las elecciones pasadas.
La pareja presidencial, Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, tras celebrar su triunfo en las elecciones pasadas. Foto: AFP
Agencias AFP y Prensa Latina

El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, asumió ayer su cuarto mandato. Ganó con el 72,5% de los votos en las elecciones del 6 de noviembre.

El jefe de Estado, quien comenzó su tercer mandato consecutivo desde 2007 y el cuarto si se suma la administración de 1985-1990, fue investido junto a su esposa Rosario Murillo, quien asumió como vicepresidenta.

“Es la primera vez que un matrimonio asciende como presidente y vicepresidente en la historia de Nicaragua” y el segundo caso que se conoce en el continente después de Juan Domingo Perón y su esposa Isabel en Argentina, afirmó el analista y exembajador ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Tünnermann.

Ortega es un comandante guerrillero de 71 años, que luchó contra la dictadura somocista y dirigió el régimen revolucionario sandinista en la década del 80. Su esposa, de 65 años, es calificada como egocéntrica por unos y como muy inteligente por otros. De hecho, Murillo gobierna a la sombra de su marido desde 2007 y acumuló poder político.

Los detractores acusan a la pareja de querer instaurar una dinastía familiar similar a la de Somoza (1936-1979), que fue derrocada con las armas por el entonces insurgente Frente Sandinista (FSLN), ahora el partido de izquierda de Ortega.

El líder sandinista se juramentó ayer en un acto solemne en la Plaza de la Revolución, en el antiguo centro de Managua, ante invitados extranjeros, entre quienes destacó la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen.

Pero el entorno económico es difícil para Ortega, debido a la reducción de la cooperación venezolana y la amenaza de legisladores de Estados Unidos de impulsar una ley que condicionaría los créditos de organismos multilaterales a que Managua realice cambios políticos.

Entre 2007 y 2016 la cooperación venezolana sumó $ 4.800 millones, en virtud de un acuerdo de suministro de petróleo en condiciones ventajosas para Managua. Sin embargo, tras la caída de precios del crudo, el flujo de esa ayuda ha decrecido más del 50%. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO