Lunes, 30 Enero 2017 00:00 Mundo

El alcalde de Sao Paulo le declara la guerra al grafiti

Una mujer camina frente a un grafiti que ilustra el mapa de Brasil y la bandera del país, en Sao Paulo.
Una mujer camina frente a un grafiti que ilustra el mapa de Brasil y la bandera del país, en Sao Paulo. Foto: internet

Los movimientos culturales iniciaron protestas contra la “Ciudad Gris” de Doria, aliado de Michel Temer.

Pablo Giuliano. Corresponsal desde Sao Paulo, Brasil

El alcalde de  la ciudad brasileña de Sao Paulo, la mayor de Sudamérica, Joao Doria, un magnate que ganó las elecciones con la antipolítica y prometiendo limpiar la ciudad ha iniciado un proceso radical contra los grafitis en la metrópoli que el miércoles cumplió 463 años.

Doria, del Partido de la Social Democracia Brasileña, un populista que promete darle un lavado de cara a la ciudad, ha comenzado por el mayor movimiento de arte de Brasil, el grafiti.

El militante del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), aliado al gobierno de Michel Temer, fue elegido con el 54% de votos en gran parte por las partes ricas de la ciudad, pero también por las barriadas populares de la periferia, que le impidieron la reelección a Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), un impulsor del grafiti e incluso le dibujó en una pared, como incentivo, un pato Donald en aerosol, durante su gestión.

Doria hizo campaña con un proyecto llamado ‘Ciudad Linda’, pero sus críticos ahora lo llaman “Ciudad Gris”, ya que Sao Paulo, que es una selva de cemento tropical, había conquistado la vanguardia en el arte callejero nacional.

El alcalde se ha lanzado contra grafitis y pintadas. Pero no está claro cuál es el límite que él ve entre las 2 expresiones, una más artística, la otra más social y hasta vandálica.

“Pintadas no es grafiti ni mural, a la pintada la condenamos. Lo que hacen pintadas irregulares son condenados y los vamos a sancionar”, dijo el empresario, titular de la Liga de Empresarios (Lide) y que como Donald Trump, en 2008, condujo la versión brasileña del reality show El Aprendiz.

Doria fue vestido de trabajador municipal y cubrió con aerosol gris 7 paneles de murales en la Avenida 23 de Maio, que se había transformado en el mayor corredor del mundo, de 23 kilómetros, con grafitis coordinados por el anterior alcalde.

La avenida conecta el centro de la ciudad con al aeropuerto doméstico de Congonhas y el barrio de Interlagos, donde está el autódromo famoso por albergar las carreras de Fórmula Uno en noviembre.

Cuatro ‘pichadores’, como se les dice a los que hacen pintadas de inscripciones en edificios, fueron detenidos el pasado fin de semana.

Lo que el alcalde pretende es realizar un “grafitódromo” como se hizo en Miami, Estados Unidos, para juntar ahí al arte callejero. Al mismo tiempo, ha iniciado su promesa de campaña de que sus empresas amigas se hacen cargo, gratuitamente, de la limpieza en los baños públicos de los parques de la ciudad a cambio de publicidad.

Los movimientos culturales han iniciado protestas contra la “Ciudad Gris” de Doria y lo que considera la negación del arte callejero como política de inclusión social en la urbe.

La arquitecta y exdirectora del patrimonio histórico de la ciudad de Sao Paulo Nadia Somekh, afirmó  que el proyecto del alcalde es “un plan de limpieza urbana, pero el arte no es suciedad.

Limpiar no resuelve el  problema, porque aparece en otro lugar”, según una entrevista con el portal Nexo.

El artista de murales callejeros más emblemáticos de Sao Paolo, con decenas de obras a pedido en 9 países, se llama Eduardo Kobra, quien ha dialogado con Doria para montar un museo de ‘street art’.

“Jamás aceptaría un cargo, sobre todo para actuar contra los ‘pichadores’. No comparto la actitud represiva y jamás me opondría a otro artista”, dijo este pintor que ha salido de las barriadas de Campo Limpo, la periferia, y ahora es codiciado en todo el mundo.

El movimiento artístico Imagem de la periferia también ha lanzado una campaña contra Dori, ya que considera que el arte callejero es parte de la identidad de Sao Paolo, una ciudad cosmopolita donde tiene gran peso la cultura hip hop, pero a la brasileña.

El funcionario ha tomado medidas calificadas como populistas de derecha.

Los primeros días, desde que asumió el 1 de enero, se vistió de barrendero y se tomó fotos ejerciendo el oficio en la Avenida 9 de Julho, una acción de marketing que, según sus asesores, rindió frutos en las encuestas. Otra medida del alcalde fue haber eliminado una prohibición que existía para retirarles frazadas a las personas en situación de calle para obligarlos a buscar un refugio.  

La promesa electoral de Doria,  fue aumentar la velocidad en las avenidas de acceso a la ciudad de 70 kilómetros por hora a 90 kilómetros por hora. Algo que está en un impasse porque la justicia determinó que no era posible debido a que la política adoptada por el anterior alcalde había disminuido las muertes en el tránsito en esta ciudad con 7 millones de automóviles registrados. (I)  

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET