Jueves, 22 Septiembre 2016 00:00 Mundo

Parte del electorado considera que un nuevo gobierno debe negociar el Brexit

Corbyn, a favor de elecciones adelantadas en Gran Bretaña

Jeremy Corbyn fue elegido líder del Partido Laborista por primera vez en 2015, con el voto arrollador de las bases.
Jeremy Corbyn fue elegido líder del Partido Laborista por primera vez en 2015, con el voto arrollador de las bases. Foto: AFP

El Partido Laborista celebrará este sábado su congreso anual en el que el veterano británico busca la reelección. La agrupación enfrenta divisiones.

Leonardo Boix, corresponsal en Londres

El jefe del Partido Laborista, el veterano parlamentario Jeremy Corbyn, afirmó que en caso de ser reelegido este sábado al frente de la agrupación, como está previsto que ocurra según los sondeos, buscará que su partido se prepare para unas próximas elecciones generales adelantadas.               

Corbyn pedirá a todos sus parlamentarios que llamen a la actual primera ministra, la conservadora Theresa May, a unas elecciones anticipadas para la próxima primavera boreal, y de esa forma obtener un mandato popular para las negociaciones del Brexit.         

El jefe laborista, de 67 años, espera que la posibilidad de unos comicios adelantados “lleve a una mayor disciplina” dentro del Laborismo, luego de que cientos de parlamentarios laboristas desafiaron su liderazgo y le quitaron su apoyo.

Corbyn ‘instruirá’ a sus legisladores a votar para una moción especial en la Cámara de los Comunes que llame a elecciones adelantadas.

Los comicios generales están previstos para 2020, pero tras el referéndum de junio pasado por la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea (UE) muchos electores consideran que el Gobierno debe obtener un nuevo mandato antes de iniciar las negociaciones por el Brexit.

Bajo las normativas actuales, unas elecciones adelantadas en Reino Unido solo pueden ser convocadas si hay un acuerdo de al menos dos tercios de todos los parlamentarios británicos.

Corbyn espera la reelección este sábado durante el congreso anual del laborismo, en Brighton (sur de Inglaterra), como el jefe del Partido Laborista, tras superar en la contienda interna al galés Owen Smith.

El laborismo británico se encuentra inmerso en profundas divisiones internas sobre su futuro, no solo entre sus parlamentarios de izquierda y centro -a favor y en contra de Corbyn-, sino también por un mayor número de afiliados que temen que el partido termine escindiéndose.  

Corbyn ha sido cuestionado por la mayoría de sus propios legisladores y ha tenido que hacer frente a la insólita convocatoria de unas nuevas elecciones internas al cabo de un año.

En esos comicios internos vuelve a figurar por encima del 60% de las preferencias gracias a los nuevos militantes procedentes de las filas de partidos a la izquierda del laborismo.

Criticado por su calculada ambigüedad durante el referéndum de la UE, Corbyn ha negado su responsabilidad en el resultado y sostuvo que la victoria del Brexit fue un voto de protesta contra las políticas de austeridad de David Cameron.

Sin embargo, el programa Panorama de la BBC indicó esta semana que Corbyn tomará medidas concretas para restablecer su autoridad entre aquellos legisladores ‘rebeldes’.

Al pedir unas elecciones adelantadas, el jefe laborista buscará una campaña electoral concreta para el laborismo, un manifiesto político de lucha contra los conservadores y un plan de reorganización del partido.

Por su parte, el exjefe de los Liberales Democráticos, el lord Paddy Ashdown, afirmó a la BBC que May podría ser forzada a llamar a elecciones generales si opta por un acuerdo de Brexit que alarme a los euroescépticos.

“Si ella elige -como creemos que hará- un acuerdo que está en el mejor interés de Gran Bretaña, por ejemplo manteniendo el acceso al mercado único, enfrentará al menos a unos 100 de sus parlamentarios opuestos a esa opción”, subrayó el político ‘lib-dem’.

“De ese modo, May perderá su mayoría en la Cámara de los Comunes. Tarde o temprano tendrá que contar con esa mayoría. El laborismo dirá que no la apoyará y no por razones políticas. Y si ella quiere seguir con ese plan, tendrá que convocar a elecciones generales”, explicó el lord Ashdown.

El exjefe liberal democrático consideró que las negociaciones por el Brexit llevarán además a una ‘guerra interna’ dentro del Partido Conservador, la cual a su vez podría forzar unos comicios adelantados. “Por ahora May no quiere llamar a elecciones anticipadas. Ella ha sido honesta al decir que no quiere esa opción”, destacó Ashdown.

En tanto, Corbyn adelantó esta semana que buscará atraer a exintegrantes del gabinete en la sombra que renunciaron a sus puestos en los últimos meses por diferencias con el líder, con el fin de ‘sanar heridas’ dentro del laborismo.

Dos exintegrantes del gabinete en la sombra indicaron a la BBC que están preparados para regresar si son invitados por Corbyn.

Nia Griffith, exsecretaria para Gales en la oposición, sostuvo que los parlamentarios laboristas ‘deben ser lo más positivo que puedan’ si Corbyn es reelegido este sábado en su cargo.

El líder laborista cree que es importante democratizar al partido y consultar más a los afiliados acerca de las políticas que debe seguir la agrupación.

Lo cierto es que, según los últimos sondeos de opinión y un año después de la elección de Corbyn como líder, el Partido Laborista se hunde en las encuestas y está muy por detrás del Partido Conservador.

Un sondeo de la consultora YouGov concluyó que existen 14 puntos de ventaja entre los conservadores y laboristas: el 42% para los primeros y 28% para el partido de Corbyn.

Otra encuesta, del grupo Opinium para el dominical The Observer, indicó que el 47% de los británicos percibe a Corbyn como “un político muy de izquierda”, mientras el 77% de los votantes lo define como “centrista” o de “derecha”. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO