Viernes, 18 Agosto 2017 00:00 Mundo

Trump califica de estupidez el retiro de símbolos

Alcaldes de EE.UU. evitan enfrentamientos racistas

La policía custodia la estatua del exalcalde Frank Rizzo en Philadelphia. Manifestantes marchan contra la supremacía blanca a la que él representa.
La policía custodia la estatua del exalcalde Frank Rizzo en Philadelphia. Manifestantes marchan contra la supremacía blanca a la que él representa. Foto: AFP
Redacción Mundo

Washington.-

Alcaldes, gobernadores y otros líderes civiles de ciudades estadounidenses están indagando una fórmula legal para evitar convertirse en el próximo Charlottesville, el último punto donde se registró violencia racista. La medida es tomada, luego de que los miembros de derecha y los grupos nacionalistas blancos anunciaron organizar más manifestaciones en los próximos días.

El sábado pasado un vehículo embistió en Charlottesville a un grupo de opositores a una polémica manifestación organizada por grupúsculos de la extrema derecha estadounidense (los supremacistas blancos, Ku Klux Klan, Neo-Nazis y todos los grupos extremistas). En este ataque falleció una mujer y 19 personas resultaron heridas.

“No nos equivoquemos: no damos la bienvenida a grupos de odio a Boston y rechazamos su mensaje”, señaló su alcalde Marty Walsh tras el anuncio de la extrema derecha.

Según el diario The Washington Post, un grupo de extremistas de raza  blanca afirmó que en defensa de su libertad de expresión ha planeado una manifestación para el sábado en la histórica Boston Common. Mientras que en San Francisco, otros miembros de nacionalistas blancos también programaron una manifestación para el 26 de agosto.

Alcaldías de distintas ciudades también decidieron terminar con los símbolos confederados. En Baltimore, una ciudad con el 63% de población afroamericana, empleados municipales retiraron estatuas de los generales confederados Robert E. Lee y Thomas ‘Stonewall’ Jackson el miércoles, mientras que en Los Ángeles sacaron de un cementerio un monumento a los veteranos confederados levantado en 1925. En Nueva York también quitaron una placa en honor a Robert E. Lee de una iglesia de Brooklyn.

No obstante, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en defensa de la supremacía blanca, apoya a la extrema derecha ya que fue justo este el movimiento que lo llevó a ganar la presidencia, calificó a la retirada de las estatuas como un acto de “estupidez”. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET