Jueves, 13 Julio 2017 00:00 Cartas al director

¿Qué pasaría si estuviese Simón Bolívar?

Cartas al Director

Con los graves acontecimientos que se vienen dando entre pueblos hermanos, lo que menos uno piensa es cómo hemos llegado a este estado de cosas, y de las cuales somos fieles observadores desde hace muchos años.

Más ‘gente’ amparada en el maridaje político y social jamás pudo llegar a solucionar un acontecimiento que hoy por hoy se ha convertido en cuestión de Estado y en el mundo no hay calificativo a los actos de crimen y muerte que se suscitan; recordemos, por ejemplo, en la época del 50, allá por 1956-1958 ya se hablaba de un ‘grupo’ que se había formado en la selva colombiana, bajo el amparo de una ‘democracia’ que era el simple remedo de los grupos de poder; Colombia sufría por esas fechas el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, candidato liberal a la Presidencia de la República.

El crimen en una de las avenidas centrales de Bogotá desató una marejada de muerte y destrucción, nunca antes se dio tanto crimen y dolor en la capital colombiana, esto dio lugar para que un grupo de aparentes guerrilleros se tomaran algún sector de le selva colombiana y al paso de los años se haya convertido en un ejército de muerte y destrucción, los ideales de servicio y de los pobres fueron olvidados en la lucha que se decía por el bien popular, a partir de allí las FARC empezaron a asaltar, recriminar y matar a seres inocentes poniendo en práctica el secuestro y el engaño para cumplir su ‘ideal revolucionario’.

Han pasado 50 años y el problema que inicialmente era de Colombia ahora lo es lamentablemente para otras naciones que no tienen razón alguna para estar inmersas en esta cadena de sangre y de dolor al mejor estilo de ‘Tirofijo’, un desalmado criminal que bajo los efectos de la droga y el alcohol ha hecho temblar a los gobiernos de su país. Y para nadie es desconocido que los miles de ‘guerrilleros’ reciben cuantiosas sumas de dinero del tráfico mundial.

Hace poco tiempo se atacó sin piedad a un grupo que vivía en la frontera de Ecuador, está claro que el Gobierno colombiano -en ese tiempo al mando de Álvaro Uribe- quería un ‘trofeo de guerra’. Y lo logró con la muerte de ‘Reyes’, un hombre conocido en el mundo, y no precisamente por cosas humanitarias, sino por todo lo contrario. Esta situación desató que Ecuador rompiera las relaciones con su vecino y las cuestiones se intensificaron cada día, con dolor y angustia.

De allí que nos preguntamos bajo el titular de este artículo: ¿Qué pasaría si estuviese Simón Bolívar?, el padre de estas patrias que buscó con Ecuador, Colombia, Perú, Bolivia y su natal Venezuela la integración latinoamericana, que no ha sido posible precisamente por estos acontecimientos de sangre y muerte. Probablemente Simón Bolívar regresaría al pasado si viera las injusticias entre sus pueblos, entre sus gobiernos. Ya lo decía en su inmortal frase: “Si los pueblos de la Gran Colombia se unen, serán una grandeza continental”.

¿Qué les queda a los gobiernos de Colombia y de Ecuador? El primero está en la obligación de quitar a tanto criminal y ‘guerrillero’ que el mundo mira con desprecio y rabia, pero que se entienda que el respeto, entre pueblos hermanos es la paz. El Ecuador eterno, por otro lado, no puede permitir que se holle su heredad y que los acontecimientos que enlutaron a la gran familia ecuatoriana se repitan.

Hay una sola guerra en la que todos debemos participar: la guerra contra el hambre, el dolor y la miseria de los pueblos. Esa guerra en la que todos debemos ser partícipes, por nuestra propia dignidad. (O)

Lcdo. Gilberto Crespo Crespo

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense