Miércoles, 20 Septiembre 2017 00:00 Cartas al director

Mal ejemplo

Cartas al Director

Generalmente viene desde arriba y sienta pésimos precedentes: si el padre vive del robo, los hijos con seguridad lo imitarán, también viene de los malos amigos pero eso es más tarde.

Conforme pasan los días nos vamos enterando de lo que parecía imposible: en este país se montó un espectacular aparato bien engranado y lubricado únicamente para robar.

Si leemos la Constitución de Montecristi lo entenderemos a plenitud; en ella se detalla sutilmente cómo hay que estafar sin ningún temor y con la seguridad de que todo quedará  impune.

Basados en esta sublime realidad que antes parecía mentira, en cada piso de un edificio llámese ministerio, hospital, tenencia política, juzgado, aduana, etc., se instaló un comité de robo (conozco uno de 15 pisos donde hay 15 comités) donde se esquilmaba al que entraba; pedir la coima sin pudor era una rutina vergonzante que solo fue entendible cuando Correa la bautizó de normal y que no produce perjuicios al Estado, así como lo hizo con los negocios entre particulares, sobornos que ya no lo son porque ya pasaron 2 años, asesorías, giro específico del negocio, y otras trapacerías indignas que sonrojan.

Pero lo más grave del asunto es que este clima anormal invadió muchos cerebros que lo consideraron lógico y habitual, tanto que se soliviantaron y volvieron agresivos como lo es por ejemplo el señor Glas cuando alguien pone en duda su honradez.

Enmendar este latrocinio de 10 años durará otros 10, hay que aniquilar al causante.

Dr. Carlos Mosquera Benalcázar
Ced. 1702401231   Telf. 0999732545

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense