Lunes, 26 Junio 2017 00:00 Cartas al director

Hasta luego, amigo

Cartas al Director

Si la amistad puede entenderse como la expresión de desinterés personal absoluto, honradez, lealtad y consecuencia permanentes, demostradas hacia una persona o colectividad, ya se puede afirmar que estamos frente a una verdadera amistad. Y pienso que nuestro expresidente Rafael Correa Delgado es el verdadero amigo de todos y cada uno de los ecuatorianos; pero además es un gran amigo, un orgullo de amigo.

Estadista, líder, académico y político que ha trascendido las fronteras ecuatorianas para convertirse en modelo de comunidades internacionales. Personeros de la ONU, de la OEA, de Unasur, de la Celac, para citar solo algunas, reconocen su labor y talla de ciudadano universal. Y su talante y conocimientos científicos y académicos están demostrados en quince doctorados honoris causa y varias condecoraciones y nombramientos a nivel gubernamental.

Inmenso hombre, valiente y amable a toda prueba; su alegre calidez ha conquistado el cariño de los ecuatorianos y unos pocos malquerientes no han hecho sino relievar la grandeza de este hombre eficaz, eficiente, incansable en su trabajo, revolucionario convencido, sincero y generoso que ya está en la historia, junto a Simón Bolívar, a Eloy Alfaro, a Fidel Castro, Martí, el ‘Che’ Guevara; pero principalmente ya es el gran amigo ecuatoriano, que ocupa un lugar especial en nuestros corazones, humanista por excelencia, ha transformado nuestro país y ha sacado de la miseria y extrema pobreza a millones de ecuatorianos. Esto convierte a Rafael Correa Delgado en el verdadero amigo de los ecuatorianos.

Cuando las aguas tormentosas de la incuria, de la mentira, de la insana calumnia, del malévolo irrespeto, de la cobarde  e infame soberbia se hayan aquietado, hasta sus más gratuitos y contumaces enemigos tendrán que reconocer su grandiosa y fundamental obra material construida. Ya se han dado y continuarán llamadas en el contexto internacional, para que con su reconocida calidad humana contribuya a la solución de problemas en otros pueblos de nuestro planeta. Creo que debe atender esos pedidos, porque la humanidad necesita de voluntades y capacidades como las suyas.

Por ello aceptamos su alejamiento temporal. Él  retornará a nosotros porque Ecuador lo volverá a requerir y, sobre todo, porque es nuestro verdadero amigo.

Manuel López

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense