El pasillo ecuatoriano encierra sutileza y encanto

| 28 de Septiembre de 2017 - 00:00

Se oye el sonar de las copas del amanecer del 1 de octubre, Día del Pasillo Ecuatoriano, llora la guitarra; no calla porque acompaña a Julio Jaramillo que canta con corazón y sentimiento en el aniversario de su cumpleaños (82) a las queridas madrecitas, al amor imposible de Elsa, al Guayaquil de nuestros amores, a la guayaquileña linda florcita de primavera; pasillos que encierran sutileza y encanto.

Julio Jaramillo, el cantante ecuatoriano más conocido internacionalmente, no solo grabó pasillos en nuestro país, sino también en otras latitudes donde fue aclamado. Encontré en Medellín, Colombia, donde todavía se venden sus elepés en los almacenes discográficos, el titulado Julio Jaramillo canta pasillos de antología, que contiene: ‘Anhelos’, ‘Chorritos de luz’, ‘Sé que me matas’, ‘Lamparilla’, ‘Adoración’, ‘Limosna de amor’, ‘Piedad’, ‘Como si fuera un niño’, ‘Sueño y dicha’, ‘Sombras’, ‘Romance de mi destino’ y ‘Tatuaje’.

El sello disquero Sonolux las seleccionó porque son temas que tienen años de figurar entre las favoritas de América en la voz del guayaquileño Julio Jaramillo. Su última actuación fue en radio Cristal, poco antes de morir, en un homenaje a Alberto Spencer, donde cantó los pasillos ‘Guayaquil de mis amores’ y ‘Guayaquil, pórtico de oro’.

El mejor homenaje que se le puede dar a ‘JJ’ es considerarlo patrimonio nacional y recordar siempre sus canciones.

Lic. César Burgos Flor