El cinismo convertido en plan de Gobierno

- 27 de marzo de 2017 - 00:00

He leído con asombro el  plan de gobierno de Creo-Suma; no por lo prodigioso que pretende ser, sino por el cinismo del contenido. Yo me pregunto, con todas las maravillas que expone ¿cuál habría sido la historia de Ecuador si no hubieran producido el feriado bancario, y si el ahora candidato Lasso –y toda la banca privada nacional- no se hubiera aprovechado de la gente a la que hoy dice defender de este nefasto gobierno de Correa? Parecería que el plan estuviera escrito para todos aquellos ciudadanos cuya única fuente de (des)información son los medios ‘independientes’, ya que muchas de las cosas buenas que plantean ya están hechas o se han iniciado. Repiten en él la palabra democracia, la cual, por lo visto en la campaña y en todas sus declaraciones y advertencias, la violan. Infinidad de veces aparece la palabra libertad, que si un extraño a estas tierras lo lee creería que los ecuatorianos hemos vivido en un infierno. Habla de seguridad social para todos, pero propone liberar a las empresas privadas de esta obligación promoviendo un empleo sin obligaciones patronales. Habla del respeto a los jubilados, pero cuando Lasso fue ministro itinerante de Gutiérrez se firmó la carta de intención con el FMI, y murieron en su reclamo los jubilados a los que se les redujo las pensiones. Los temas más tratados son económicos, pero todos se refieren a reducir o quitar impuestos y a privatizar todo, todo lo que ya no está en sus manos desde que llegó la RC. En resumen: destruir lo construido.  La última perla, dijo lo que se escondía en la eliminación de la Ley de Comunicación y por lo que los medios lo han servido tanto: ¡firmará el  Acuerdo de Chapultepec! Acuerdo firmado en México el 11 de marzo de 1994 por directores –dueños- de medios y que entre sus principios que son 10, dice: No debe existir ninguna Ley (de comunicación) o acto que coarte la libertad de expresión o prensa… o el 7 que habla de las políticas arancelarias para el papel -hoy pagan impuestos- y licencias para equipos periodísticos, el otorgamiento de frecuencias de radio y concesión de la publicidad estatal; hoy controlado y regulado. Los otros artículos, que definen la libertad del periodista para ejercer su profesión; el cumplimiento con la veracidad en la información, son constantemente violados por los medios y en los países que han firmado el acuerdo, como México, Perú, Colombia, Argentina y Centroamérica. Ecuador, en el gobierno de Rafael Correa no firmó el convenio, por eso la prensa lo atacó desde el primer día.

Analucía Sosa
1703418671

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: