Al filo de la navaja

- 13 de Septiembre de 2017 - 00:00

Difícil caminar sobre ella sin cortarse, pero ‘Capaya’ lo prefirió antes que vivir desterrado el resto de su vida. Tuvo un acuerdo firmado de cooperación eficaz con la Fiscalía y se entiende deberá declarar todo lo que sabe como actor y cómplice de las fechorías que todos conocemos, pero que no conviene al fiscal, y peor a Correa, el cerebro de las tropelías.

Los dos acaban de suspender la audiencia del 9 de septiembre -¿para retardar la agonía?-; mientras más se demoren, mayor es la sospecha y la opinión pública se hastía. Los videos enviados desde Miami por ‘Capaya’ son claros y terribles, especialmente para Glas, que suspendido y todo se da modos para seguir torpedeando el programa del Presidente, que va muy lento.

La mentada consulta popular para desmontar el aparato correísta, hasta hoy incólume, no puede esperar. Los ‘aliancistas’ enquistados en el Gobierno luchan desesperadamente por sobrevivir y eludir el castigo que el pueblo les infligirá cuando se oficialicen las pruebas que -dicen- no existen. (O)

Dr. Carlos Mosquera Benalcázar

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: